Quiero Oír, el blog de la salud auditiva

Una iniciativa de Danavox

¿Qué es la hipoacusia?

Por hipoacusia se entiende la incapacidad total o parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Ciertos sonidos que parecen demasiado fuertes.
  • Dificultad para seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando.
  • Dificultad para oír en ambientes ruidosos o con ruido de fondo.
  • Dificultad para diferenciar sonidos agudos.
  • Voces que suenan entre dientes o mal articuladas.

Diversas causas contribuyen a la apariciónde la hipoacusia. Entre ellas -principalmente- la conducción incorrecta del sonido por parte de los tres minúsculos huesos que integran el oído medio (yunque, martillo y estribo) y la nula vibración del tímpano en respuesta al sonido.

Audición normal o normoadución

El umbral de audición tonal no sobrepasa los 20 dB en la gama de frecuencias conversacionales. Ésta es la intensidad que percibe un oído que no sufre ningún tipo de pérdida auditiva.

Hipoacusia leve

En este caso, el grado de pérdida auditiva se encuentra entre los 20 y los 40 dB. Este tipo de pérdida puede dificultar la comunicación, especialmente en ambientes ruidosos, pero no impide un desarrollo lingüístico normal, es decir, no produce alteraciones significativas en la adquisición y desarrollo del lenguaje.

Hipoacusia media

La pérdida auditiva se sitúa entre 40 y 70 dB. En el caso de los niños, pueden existir problemas  para la adquisición del lenguaje, por lo que es necesaria la adaptación de una prótesis, así como la intervención logopédica, aunque en términos generales se podrá adquirir el lenguaje por la vía auditiva.

Hipoacusia severa

La pérdida auditiva se sitúa entre 70 y 90 dB. Esta pérdida sí supone problemas para la comunicación hablada y para la adquisición del lenguaje oral. La voz no se oye, a no ser que sea emitida a intensidades muy elevadas. Las personas con este grado de sordera necesitan el apoyo de la lectura labial, y para ellas, es imprescindible el uso de audífono y el apoyo logopédico para el desarrollo del lenguaje.

Hipoacusia profunda

La pérdida auditiva supera los 90 dB. Esta pérdida provoca alteraciones importantes en el desarrollo global del niño; afecta a las funciones de alerta y orientación, a la estructuración espacio-temporal y al desarrollo intelectual y del niño. Será imprescindible el uso de audífonos o implante coclear, una enseñanza intencional y sistemática del lenguaje.

Cófosis

La cofosis es la pérdida total de la audición. Se produce por malformaciones internas en el canal auditivo o por la ausencia de restos auditivos debido a motivos genéticos. Esta pérdida de audición se sitúa entre los 100 y los 120 dB, y es poco frecuente.