La osteoporosis puede causar una pérdida auditiva súbita

La osteoporosis puede causar una pérdida auditiva súbita

Las personas con osteoporosis tienen mayor riesgo de sufrir una pérdida auditiva súbita o repentina. Según los datos presentados por un estudio publicado en The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, la osteoporosis aumenta en un 40% el riesgo de sufrir una pérdida auditiva súbita.

En este tipo de pérdida auditiva el paciente puede perder hasta 30 decibelios de audición, lo cual provoca que una conversión normal se escuche como si fuera un susurro. Normalmente ocurre de repente, al despertar por la mañana, o va empeorando rápidamente en un periodo de horas o días. Suele darse en un solo oído y es posible que se perciba un chasquido dentro del mismo antes de que se produzca la reducción de la capacidad auditiva.

Acorde con los datos del estudio, el 0,8% de los pacientes con osteoporosis ha experimentado una pérdida auditiva súbita, mientras que en los adultos sanos el porcentaje es del 0,5%. Para llegar a esta conclusión se ha analizado una muestra de más de 60.000 pacientes con osteoporosis en comparación con un grupo de control de adultos sin dolencias de hueso.

La relación entre la osteoporosis y la pérdida auditiva podría hallarse en que la enfermedad de huesos afecta también al sistema cardiovascular. Aunque se desconoce el mecanismo concreto por lo que esto ocurre, la hipótesis del estudio sostiene que, al afectar la osteoporosis al flujo sanguíneo, los oídos verían reducido el caudal de nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. Los investigadores también defienden que la inflamación puede jugar un papel clave en la mayor incidencia de la pérdida auditiva súbita en personas con esta enfermedad.

El riesgo daño auditivo por osteoporosis aumenta con la edad

Otras de las conclusiones expuestas por el estudio es que la probabilidad de sufrir una pérdida auditiva repentina en los pacientes con osteoporosis aumenta con la edad. Por encima de los 60 años el riesgo es mayor y se vuelve necesario mantener un adecuado cuidado de los oídos y acudir a revisiones periódicas donde un profesional valore nuestro nivel de audición.

Además, las mujeres se ven más expuestas a este riesgo que los hombres, presumiblemente a causa de los cambios que ellas experimentan con la llegada de la menopausia y la mayor pérdida de calcio.

A medida que cumplimos años, debemos tener en cuenta también que nuestros oídos van sufriendo un deterioro gradual causado por la muerte de las células del oído interno. Un proceso llamado presbiacucia, que suele comenzar a partir de los 40 años. Por ello, para las personas con osteoporosis será clave poner en práctica medidas de prevención de la pérdida auditiva, como evitar los ruidos intensos sin la protección adecuada.

¿Hay tratamiento frente a la pérdida auditiva súbita?

Si nota una reducción importante de la audición de forma repentina o en un margen muy corto de tiempo, la primera recomendación es solicitar el asesoramiento de profesionales que identifiquen su causa y realicen una audiometría para definir el grado de sordera súbita y su complejidad.

Aunque el tratamiento de este tipo de pérdida auditiva es complicado y no tiene eficacia garantizada, los últimos estudios han demostrado mejores resultados en el uso de esteroides. Aunque no son efectivos en todos los pacientes. En el caso de que se desestimen o no sean viables otros tratamientos, podemos optar por el audífono como solución a la pérdida de audición. De esta forma podremos contrarrestar problemas a la hora de comunicarnos o el aislamiento social al que puede conducir la incapacidad de escuchar a aquellos que nos rodean.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *