Hipoacusia, ¿Qué es y cómo prevenirla?

Hipoacusia, ¿Qué es y cómo prevenirla?

La hipoacusia o sordera parcial consiste en la disminución de la sensibilidad auditiva, es decir, que escuchamos los sonidos a un nivel por debajo de lo normal. Este problema puede afectar a uno o ambos oídos y existen distintos tipos en función de la parte del oído a la que afecta el daño:

Hipoacusia neurosensorial. En este tipo el daño aparece en el oído interno y en el nervio auditivo. Este tipo se debe a causas congénitas, es decir, motivos genéticos o un mal desarrollo en el periodo de gestación del feto. Por otro lado también puede aparecer por una exposición continua a altos niveles de ruido o por presbiacusia (perdida de audición derivada del envejecimiento).

Hipoacusia conductiva. Aquella que afecta directamente al oído medio y externo, esto provoca que las ondas no puedan pasar al oído interno. Las causas de esta enfermedad vienen derivadas de infecciones en el oído medio (como puede ser una otitis media), por malformaciones en el oído medio y externo o por perforación de los tímpanos. Para comprobar lo que sería el efecto de este tipo, basta con que nos tapemos un oído.

 Hipoacusia mixta. Consiste en una combinación de las dos anteriores, lo que provoca que haya daños en las tres partes en las que se divide el oído. Esto provoca que las personas que padecen este tipo escuchen los sonidos muy por debajo de su nivel habitual y les cueste mucho esfuerzo entenderlos. La exposición continuada a ruidos altos y factores genéticos son las principales razones de esta deficiencia.

Prevención de la hipoacusia

El oído es uno de los órganos más sensibles del cuerpo humano. Por tanto, es imprescindible mantenerlos siempre limpios y evitar la introducción de elementos extraños como bastoncillos de algodón. Un mal uso de estos puede provocar heridas en las paredes del oído y favorecer así la infección del mismo.

Una de las causas más comunes de aparición de la hipoacusia es la exposición a ruidos elevados. Por ello, es necesario, en la medida de lo posible, alejarse de aquellos lugares en los que se emitan ruidos por encima de los 85 decibelios como puede ser una obra de la calle. En el caso de trabajar en un lugar donde se produzcan este tipo de sonidos será necesario que la empresa en cuestión se haga cargo de la salud auditiva de sus trabajadores, proporcionándoles protectores auditivos.

Dentro de los ruidos elevados que más daño están causando a la audición de la población, están aquellos que en un principio no consideramos dañinos ya que los soportamos con facilidad. Estos son la música elevada a través de auriculares o un volumen excesivamente alto de las televisiones, para esto una de las mejores soluciones es la activación de notificaciones que nos informen cuando los niveles de sonido son demasiado altos.

En cualquier caso, si notas que está perdiendo algo de audición, la mejor solución es acudir a un especialista, y bajo ningún concepto hacer caso a remedios caseros o automedicarse. Como se ha explicado anteriormente, existen varios tipos de hipoacusia y pueden afectar de manera diferente a cada caso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *