¿Cuáles son los cuidados necesarios para los oídos?

¿Cuáles son los cuidados necesarios para los oídos?

oreja oído

El oído es uno de los sentidos más importantes que tiene el ser humano. No solo por la capacidad de escuchar cualquier sonido, sino porque no poder disfrutar de ellos puede conllevar tanto consecuencias psicológicas –como depresión o baja autoestima– como físicas, entre otros, dolores de cabeza, problemas de equilibrio o vértigos. Por ello, lo mejor para no llegar a estas situaciones es la prevención. Para ello, se deben seguir una serie de cuidados básicos para el oído.

  • No aplicar sustancias extrañas. En caso de tener un tapón en el oído o pérdida de capacidad auditiva debido a un exceso de cera, hay que evitar el uso de remedios caseros, agua oxigenada, aceites, gotas o soluciones salinas. Estas sustancias pueden causar graves daños, por lo que solo deben utilizarse productos indicados para el oído y siempre bajo prescripción médica.
  • Atención a las infecciones. Cuando se padece un resfriado o gripe es importante tener cuidado porque ambas patologías pueden afectar al oído. Asimismo, cuando se tienen síntomas como inflamación, dolor, secreción excesiva de cera o los oídos taponados, lo mejor es acudir al especialista para evitar complicaciones auditivas, ya que la propia anatomía favorece las infecciones en el oído medio, sobre todo entre los niños.
  • Objetos extraños. Aunque es algo que se sabe, no está de más recordarlo. Hay que evitar introducir en el conducto auditivo externo objetos como horquillas, lápices, velas de oído o cualquier otro cuerpo extraño, con el fin de limpiarlo. Tampoco se recomienda utilizar los clásicos bastoncillos de algodón, ya que se puede empujar la cera hacia el tímpano, dañando este u otra parte del canal auditivo.

auriculares

  • No exponerse a ruidos extremos. La exposición a ruidos fuertes de forma continua puede causar problemas graves en los oídos o, incluso, una pérdida auditiva de carácter irreversible. Por ello, es importante modular el volumen de los reproductores de sonido y de la televisión, no abusar de los auriculares –no utilizarlos durante más de una hora y siempre por debajo del 60% de su volumen– y evitar, en la medida de lo posible, los lugares excesivamente ruidosos. Si por cuestiones laborales se debe estar expuesto a ruidos constantes, es importante utilizar protectores auditivos antirruido para minimizar sus efectos.
  • Evitar los golpes en la cabeza y el oído. Es importante tomar precauciones para no sufrir daños ni problemas auditivos, sobre todo cuando se practican deportes de contacto, como el fútbol o el baloncesto. Esto es así porque un golpe o un traumatismo en esa zona puede causar problemas auditivos.
  • Revisiones periódicas. Una vez al año conviene visitar al especialista para hacerse un chequeo. Es más, incluso se recomienda someterse a test auditivos cuando se tienen antecedentes de enfermedades degenerativas. Además, si ya se padece alguna de estas patologías, como diabetes o hipertensión, es importante acudir cada seis u ocho meses y, a partir de los 50 años, se aconseja realizarse una audiometría anual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *