El síndrome metabólico, un factor de riesgo de padecer pérdida auditiva

El síndrome metabólico, un factor de riesgo de padecer pérdida auditiva

Sabemos que la pérdida de audición afecta y mucho al estado de salud. Pero no solo eso, también está relacionada con otras enfermedades y merma la calidad de vida de aquellos que la padecen. Ahora, un estudio publicado en la revista Diabetes, metabolic síndrome and obesity: targets and therapy ha concluido que las personas propensas a tener síndrome metabólico tienen más riesgo de sufrir una pérdida auditiva.

El síndrome metabólico es el conjunto de condiciones que contribuyen al aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud, como diabetes tipo 2. Estos factores de riesgo son hipertensión arterial, niveles elevados de triglicéridos, niveles altos de glucosa en sangre, bajo nivel de colesterol HDL –el llamado colesterol “bueno”– y exceso de grasa en la zona abdominal.

Los investigadores examinaron a 11.114 personas de entre 20 y 60 años, cuya profesión principal era la de conductor profesional de un vehículo motorizado. Con los datos recogidos, determinaron la presencia o ausencia de pérdida de audición, así como las condiciones que suelen darse con el síndrome metabólico. Asimismo, analizaron la relación entre estos factores de riesgo y los tonos puros por conducción aérea de los umbrales auditivos de los participantes con problemas de audición, incluidos los de baja y alta frecuencia.

De todos los participantes, el 28.81% estaban diagnosticados con síndrome metabólico y el 24.94% con pérdida auditiva. Tras el estudio, se observó que las personas que tenían algún problema de audición tenían un mayor número de factores de riesgo del síndrome metabólico. De hecho, a mayor número de componentes de este síndrome, mayor era el riesgo de la pérdida auditiva.

En definitiva, es importante cuidar todos los aspectos de la salud, para prevenir en el futuro cualquier problema de este tipo. Por tanto, ante la sospecha de cualquiera de estos componentes, es conveniente realizar revisiones periódicas, con el fin de detectar el problema a tiempo o evitar el aumento de estos factores de riesgo cardiovascular.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *