Las personas mayores que usan audífonos acuden menos a urgencias

Las personas mayores que usan audífonos acuden menos a urgencias

Las personas mayores que usan audífonos acuden menos a urgencias
¿Qué te ha parecido?

Los audífonos son unos dispositivos electrónicos que se acoplan en el interior de la oreja y permiten ampliar los sonidos, ya que aumentan las vibraciones del mismo. Gracias a amplificar estos sonidos –como una conversación–, mejora la capacidad de entender ciertas situaciones del día a día. Con ellos, se mejora la calidad de vida de los pacientes que lo utilizan, por lo que es evidente su beneficio. Ahora, un estudio ha manifestado que las personas de mayor edad que utilizan estos aparatos como solución a su pérdida auditiva acuden menos a urgencias.

Se trata de la conclusión a la que han llegado investigadores de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), tras analizar los datos de 1.336 personas adultas de más de 65 años y que padecían pérdida de audición. Después de este estudio, publicado en la revista JAMA Otolaryngology Head & Neck Surgery, observaron que el uso de audífonos por parte de personas mayores reduce el número de visitas a urgencias.

Así, los resultados promedio por participante del tratamiento al usar los dispositivos auditivos fueron una menor probabilidad de cualquier visita al servicio de urgencias en dos puntos porcentuales (24% frente al 26% de los que no usan audífonos) y una menor probabilidad de hospitalización. Además, entre los que habían sido hospitalizados, aquellos que utilizaban estos aparatos permanecían menos noches en el centro hospitalario que las personas que no los tenían.

En definitiva, este estudio constata otra de las ventajas del uso de audífonos, al reducir el número de visitas al médico. La pérdida de audición es muy frecuente entre las personas mayores. De ahí que el uso de los audífonos sea beneficioso para frenar ese problema auditivo y, así, poder disfrutar de una mayor capacidad de comunicación con los demás, una mejora de la salud, una mayor autoestima y, por tanto, de un aumento de la calidad de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *