Salud auditiva en niños: Problemas y consejos para protegerla

Salud auditiva en niños: Problemas y consejos para protegerla

Los problemas auditivos son muy comunes entre la población. Siendo los niños el grupo más propenso a sufrir de este tipo de trastornos, en un primer momento, lo más probable es que no presente muchos problemas más allá de dolor e incomodidad, pero es primordial ayudarles a mantener una buena salud auditiva de cara a evitar una problemas más graves en un futuro.

La pérdida auditiva es uno de los problemas más comunes entre los niños y, de no controlarse puede suponer una pérdida total de la audición a largo plazo. Esta se puede deber a causas congénitas, por vía genética o no genética, o ser adquirida.

De deberse a causas congénitas, hay que diferenciar si son o no por causas genéticas. En caso afirmativo, la audición del niño se ve afectada debido a la transmisión del gen recesivo de la pérdida auditiva por parte de ambos progenitores o por la transmisión del gen dominante de la pérdida auditiva de uno de los padres.

De no verse afectado por causas genéticas, existen varias razones que afectan a la pérdida auditiva. Infección de la madre durante el embarazo, nacimiento prematuro, diabetes materna o un consumo excesivo de alcohol durante la gestación.

Por último tenemos la causas adquiridas, en este caso aparece debido a otras problemas del oído que dejan secuelas en el pequeño. La otitis, perforaciones en el tímpano, consumo de medicamentos que dañan el oído, exceso de fluido en el oído interno o exposición prolongada a ruidos elevados son algunas de las causas que provocan este trastorno.

¿Cómo proteger la salud auditiva de los niños?

Como se ha explicado anteriormente, es necesario proteger la audición de los niños para evitar que arrastren problemas más graves en un futuro. Existen numerosas maneras de proteger los oídos de los más pequeñas, aquí repasamos algunas de ellas.

  • Cuidado con el mar y las piscina

La otitis es el trastorno auditivo más común en los niños, una de las causas más comunes de su aparición es el agua de las piscinas o el mar. Evitar que el niño pase largos periodos de tiempo en el agua y que no se este sumergiendo constantemente puede ayudarle a evitar que aparezca este trastorno.

  • Mantenerlo alejado de ruidos elevados

Controlar en todo momento el volumen de la televisión o cualquier aparato electrónico ayudará a evitar pérdidas de audición. No solo aparecen este tipo de ruidos en casa, al salir a la calle evitar pasar cerca de obras o atascos, o en el caso de ser inevitable, proteger sus oídos.

  • La higiene de los oídos ayuda a su salud auditiva

La limpieza del conducto auditivo es algo primordial tanto para los niños como para todo el mundo. Con los más pequeños es necesario ayudarles y enseñarles la importancia de la higiene auditiva. Un punto muy importante es evitar la limpieza con bastoncillos de algodón que pueden provocar heridas y facilitar la aparición de infecciones.

Por otro lado, hay que recordar la importancia del cerumen. No consiste en eliminarlo por completo del oído del pequeño, ya que este funciona como limpiador, eliminando polvo, suciedad u otra materia que pueda alojarse en el conducto auditivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *