Otitis externa ¿Qué es y cómo prevenirla?

Otitis externa ¿Qué es y cómo prevenirla?

Con la llegada del mes de junio, del buen tiempo y de la fase 2 en la mayoría de las provincias de España comienza a apetecer el acercarse a las playas a darnos el primer chapuzón post confinamiento. Hay que respetar siempre las medidas de seguridad facilitadas por el Ministerio de Sanidad, así como seguir una serie de consejos para evitar la aparición de una de las enfermedades auditivas más comunes en verano, la otitis externa.

La otitis externa, también conocida como “oreja de nadador”, consiste en la inflamación del conducto auditivo externo, que es el encargado de transportar los sonidos del exterior al tímpano. Esta, aparece por el desarrollo de bacterias y hongos en el oído como consecuencia de un contacto prolongado con el agua del mar o de las piscinas que provocan una excesiva humedad en la parte externa del oído.

Entre los síntomas que presenta esta enfermedad está, principalmente, un taponamiento del conducto auditivo, que deriva en un fuerte dolor en el oído e hinchazón. En algunos casos puede provocar secreciones de líquido y zumbido en el oído afectado, conocido como tinnitus.

Los niños son más vulnerables a padecer otitis externa, ya que su conducto auditivo es más estrecho y son los que más tiempo suelen pasar en el agua. Evitar un tiempo prolongado de baño y que sumerjan continuamente la cabeza puede ayudar a disminuir el riesgo de que padezcan esta patología.

Consejos para prevenir la otitis externa

El principal consejo que se puede dar para evitar la aparición de la otitis es, reducir el tiempo del baño, evitando así un mayor contacto del conducto externo con el agua. Además, se debe secar bien el oído una vez que se salga del agua y evitar hacerlo utilizando bastoncillos de algodón que dañan el conducto auditivo y provocan arañazos y heridas que favorecen la infección de la zona. El secado se puede llevar a cabo con una toalla o incluso con un secador a una cierta distancia para reducir la humedad.

También es recomendable el uso de tapones o gorros en piscinas y playas para evitar la proliferación bacteriana, así como intentar retirar el agua que se haya podido quedar acumulada en nuestros oídos durante el baño, inclinando la cabeza a ambos lados. En el caso de personas propensas a padecer de otitis, deben aplicarse gotas de ácido bórico, acético o alcohol en los oídos.

Si se acaba contrayendo la otitis se recomienda el uso de gotas antibióticas durante 7 o 10 días, lo que sumado a evitar el baño mientras se este aplicando este tratamiento ayuda a subsanar esta infección. En cualquier caso y ante cualquier duda se debe acudir al profesional de la audición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *