Cómo deben proteger sus oídos los músicos

Cómo deben proteger sus oídos los músicos

Los músicos y cantantes corren el riesgo de sufrir pérdida auditiva debido a estar continuamente expuestos a sonidos fuertes y música a muy alto volumen. En las bandas más conocidas podemos encontrar ejemplos de músicos que han sufrido las consecuencias de centenares de conciertos, como Phil Collins, quien abandonó la música a los 60 años a causa de una pérdida de audición en el oído izquierdo.

Este riesgo se debe a que en un concierto podemos estar expuestos durante más de una hora a un mínimo de 120 decibelios si estamos cerca del altavoz. Lo mismo le ocurre a los músicos de orquesta. En el caso del violinista, por ejemplo, su oído izquierdo está continuamente expuesto a sonidos de más de 100 decibelios. Es por ello que los músicos deben seguir una serie de pautas para evitar la pérdida auditiva permanente en el canal auditivo y proteger sus oídos.

Evita la pérdida auditiva con tapones

Este debe ser el primer paso a seguir por cualquier tipo de músico. Deben estar bien colocados, tapar completamente el canal auditivo y llevarse en los dos oídos.

Los tapones no impedirán que escuches la música con claridad, pero si reducirán su volumen hasta en 25 decibelios. De hecho, existen protectores auditivos diseñados específicamente para estos casos que permiten disfrutar de un sonido de alta fidelidad.

Ensaya a volumen más bajo

Procura ensayar con dinámicas suaves, a menor volumen, para reducir la exposición al ruido de tus oídos. Al mismo tiempo, evita ensayar en habitaciones pequeñas donde haya una mayor reverberación de la música en las paredes, ya que esto puede resultar dañino para los oídos.

Descansa los oídos

Si sabes que tienes que tocar cada sábado, procura estresar tus oídos lo menos posible a lo largo de la semana. Lo más recomendable es intentar localizar las fuentes de ruido habituales, como obras cerca de casa o excesivo tráfico rodado, y evitarlas. También puedes reducir el volumen al que escuchas música o la televisión, sobre todo los días previos al concierto. Si consideras que tus oídos están sufriendo mucho y te expones a una pérdida auditiva, puedes llevar los tapones en tu día a día como forma de prevención de lesiones.

La misma pauta es aplicable a las horas posteriores al concierto. Dado que los oídos necesitan aproximadamente 18 horas para recuperarse de la exposición a sonidos muy fuerte, la mejor forma de cuidarlos será mantener el mayor silencio posible después del evento. Podemos conducir a casa sin poner música en el coche y evitar encender la televisión las horas posteriores. Este descanso será clave para reducir el estrés en nuestros oídos.

Realiza una audiometría al año

la recomendación de los expertos es que músicos y cantantes lleven un seguimiento de la salud de sus oídos y su nivel de audición. Al menos una vez al año, se deberían poner en manos de especialistas para realizarse una audiometría, la prueba que va a diagnosticar si padecen algún tipo de pérdida auditiva a causa de la continua exposición a música alta. Los especialistas valorarán tanto la capacidad de percibir sonidos a diferentes volúmenes, como la correcta comprensión de frases completas y el buen estado del aparato auditivo.

En el caso de que se diagnostique una pérdida auditiva, los músicos también pueden recurrir a los audífonos como medida para mejorar su audición y continuar tocando y disfrutando de la música. Diferentes estudios avalan la satisfacción de los pacientes que utilizan audífonos a la hora de escuchar música en vivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *