La OMS recomienda reducir la exposición al ruido ambiental

La OMS recomienda reducir la exposición al ruido ambiental

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la contaminación acústica es un importante problema de salud pública. Según sus datos, más de 43 millones de personas de entre 12 y 35 años padece una pérdida auditiva discapacitante por diferentes causas, entre ellas, la exposición prolongada a niveles de ruidos perjudiciales. Como los provocados por el tráfico o el volumen de las discotecas. Para empezar a poner freno a esta situación, la Oficina Regional para Europa de la OMS ha desarrollado unas directrices sobre los límites del ruido ambiental en la región europea.

Las recomendaciones del organismo se centran en la reducción del ruido de medios de transporte, incluido, tráfico rodado, ferroviario y aéreo; las turbinas eólicas y las actividades de ocio.  En ellas se fijan los niveles de ruido que no se deberían exceder para minimizar su impacto sobre la salud mental y física.

  • Para los medios de transporte:

En España se estima que el tráfico rodado genera el 80% del ruido de las ciudades. Su volumen puede llegar hasta los 60 0 70 decibelios (dB), siendo muy molesto y perjudicial para las personas. La recomendación de la OMS es reducir el ruido por debajo de los 53 dB durante el día y 45 dB por la noche.

Lo mismo ocurre con los sonidos provocados por el tráfico ferroviario y aéreo y las turbinas eólicas, cuyos ruidos deberían estar por debajo de los 45 dB para evitar ser nocivos.

  • Para las actividades de ocio:

Dentro de actividades de ocio ruidosas debemos incluir tanto conciertos, música en bares o espectáculos deportivos, como escuchar música a través de auriculares en dispositivos electrónicos personales. En estos casos la OMS recomienda que la media anual de todas las fuentes de ruido no supere los 70 dB, el equivalente a una conversación en voz muy alta o gritando.

De esta forma, acudir a un par de conciertos al año no sería perjudicial. Pero si podría dañar nuestra salud escuchar cada día la música a un volumen extremadamente alto, porque estaríamos subiendo la media de decibelios que recibimos al año.

Dado que para los ciudadanos será muy complicado medir el volumen de ruido al que están expuestos, podemos seguir las siguientes pautas para evitar que pase factura a nuestra salud:

Precauciones para proteger los oídos del ruido

Para evitar los ruidos excesivos de las ciudades podemos, en la medida de lo posible, alejarnos de los sonidos estridentes del entorno, como las calles en obra. Será más recomendable elegir un recorrido alternativo. En el caso de encontrarnos muy cerca de una fuente de ruido, debemos abandonar el lugar si nos empiezan a doler o zumbar los oídos. Más aún en el caso de los niños.

Por otro lado, tras un concierto es importante dar un descanso a los oídos. No pongas más música en el coche ni enciendas la televisión cuando llegues a casa. Así le estarás dando a tu audición un descanso antes de volver a situaciones ruidosas del día a día.

De igual manera, en bares o salas de fiesta es buena idea salir cada cierto tiempo a tomar el aire y alejarnos de los altavoces. Si al volver a casa notas pitidos, tus oídos han sufrido estrés por ruido elevado. Aunque lo más probable es que sea algo temporal que remita en unas horas, es un signo de que debes empezar a cuidar tu sistema auditivo.

En caso de que tengamos la sospecha de sufrir una pérdida de audición a causa del ruido, recomendamos contar con el asesoramiento de expertos que puedan detectar posibles daños en los oídos y recomendar los mejores tratamientos posibles, como la prescripción de audífonos en el supuesto de que la pérdida auditiva comience a afectar a la calidad de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *