Actividades comunes perjudiciales para los oídos

Actividades comunes perjudiciales para los oídos

La salud y el estado de los oídos son aspectos que condicionan la calidad de vida de las personas. En primer lugar, porque afectan directamente al sentido del oído y a la capacidad auditiva. Pero, además de permitirnos escuchar, el oído cumple otras funciones, ya que, por ejemplo, es fundamental para el equilibrio. Esto hace que cuidar la salud auditiva sea importante para el bienestar de todos. Hay que tener en cuenta que existen muchas actividades y acciones comunes en el día a día que pueden ser perjudiciales para los oídos  A continuación, vamos a exponer una serie de situaciones y circunstancias que afectan al bienestar de esta salud auditiva.

Situaciones de niveles altos de ruido

En situaciones habituales encontramos diferentes hábitos y acciones en las que nos exponemos a altos niveles de ruido, siendo perjudiciales para nuestros oídos. Entre estas acciones destacan:

  • Uso de auriculares: se utilizan los auriculares para escuchar música o para hablar por teléfono. En estas situaciones, tener el volumen excesivamente alto provoca pérdidas de audición. La Organización Mundial de la Salud recomienda no superar el 60% del volumen máximo del dispositivo.
  • Televisión y radio: otros aparatos que se usan a diario y pueden provocar problemas de audición son la televisión y la radio. En ambos casos, y aunque se escuchen a través de los altavoces y no mediante auriculares, no se deben exceder los niveles de volumen recomendados. Es una acción habitual tanto en casa como en el coche en caso de la radio.
  • Lugares cerrados con altos niveles de ruido: por otra parte, encontramos también diferentes actividades de ocio y entretenimiento en la que nos exponemos a altos niveles de ruido. Es el caso principalmente de bares, discotecas y conciertos. Según datos de la Organización Mundial de la Salud en estos sitios hay entre 104 dB y 112 dB.
  • Tráfico y ruidos de la ciudad: completamos la exposición a ruidos con el trafico y otros ruidos de las ciudades. Los motores de los coches y demás vehículos, así como otros ruidos comunes de las ciudades como los de las obras o la maquinaria de jardinería son sonidos que exceden el nivel recomendado.

Para todas estas situaciones, la Organización Mundial de la Salud hace una serie de recomendaciones. En este sentido, se indica que la exposición a 85 dB no debe superar las ocho horas diarias mientras que ruidos que alcancen los 100 dB no pueden escucharse durante un tiempo superior a 15 minutos.

Otras acciones que afectan a la salud auditiva

Para hablar de la salud auditiva lo más común son las situaciones en las que nos exponemos directamente al ruido. Pero encontramos también otros factores de riesgo:

  • Fumar: según la Encuesta europea de salud en España publicada por el INE, el 19,8% de las personas mayores de 15 años era fumador diario durante el año 2020. Pues bien, estamos hablando de un hábito que afecta a la salud de los oídos. Esto se debe al estrechamiento de los vasos sanguíneos que se produce como consecuencia del tabaco y que dificulta la llegada de la sangre a los oídos.
  • Beber alcohol: por último, destacamos los efectos que tiene el alcohol en la capacidad auditiva. Y es que, según un estudio de la universidad alemana de Ulm el alcohol daña la corteza auditiva provocando problemas de audición. La Encuesta europea de salud en España indica que el 30,3% de los españoles consumen alcohol de forma ocasional, el 22,5% lo hacen varias veces por semana y el 12,6% consume alcohol a diario.

Son diversas las situaciones cotidianas que pueden hacer daño a nuestros oídos. Seguir las recomendaciones que hace la OMS para no superar los decibelios indicados nos permitirá realizar cada una de estas actividades de forma segura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *