Problemas auditivos más comunes en los niños

Problemas auditivos más comunes en los niños

Es común que los oídos sufran cierto desgaste y puedan padecer diferentes enfermedades con el paso del tiempo. Es más habitual que sean las personas mayores las que padezcan enfermedades auditivas, pero también los niños están expuestos a sufrir diferentes problemas en la audición. Encontramos infecciones y enfermedades auditivas que son comunes entre los más pequeños.

Pérdida de audición

Una de las principales enfermedades que padecen los niños en los oídos es la pérdida de audición. Esto implica que se pierda parte de la capacidad auditiva teniendo problemas para escuchar con normalidad. Puede darse por diferentes causas, condicionando también la forma en que se desarrolla este trastorno. Por ello, existen tres tipos diferentes de pérdida de audición.

  • Pérdida de audición conductiva: es cuando la pérdida de audición se produce porque el sonido no llega hasta el oído interno al quedar bloqueado en el oído externo o en el medio. Esto se debe principalmente a la presencia de algún elemento que está obstruyendo la entrada del sonido como puede ser líquido detrás del tímpano o cera en el conducto auditivo externo.
  • Pérdida de audición neurosensorial: en este caso el problema se detecta en el oído interno. En concreto, son las células o los nervios auditivos los que están dañados, lo que impide que se pueda procesar el sonido de forma correcta. Este tipo de pérdida de audición puede estar causada por diferentes infecciones.
  • Pérdida de audición mixta: es una combinación entre la pérdida auditiva conductiva y la neurosensorial.

En función del tipo de pérdida de audición que padezca el niño encontramos diferentes tratamientos y soluciones. La conductiva se suelo tratar con medicación. Mientras que para la neurosensorial son necesarios aparatos de amplificación como los audífonos.

Otitis

Otra de las infecciones auditivas más comunes en los niños es la otitis. Esta infección supone la inflamación del oído y está provocada por la acumulación de líquido en el tímpano. Cuando hacemos referencia a la otitis, lo más común en los niños es que se produzca en el oído medio, lo que se conoce como otitis media aguda.

Esta acumulación de líquido detrás del tímpano impide que el buen funcionamiento del oído. Puede ser bacteriana o vírica ya se caracteriza por provocar dolor y malestar a los niños que la padecen. Dentro de esta infección podemos encontrar también la inflamación de la mucosa del oído medio. Es este caso se denomina otitis serosa o seromucosa.

Las enfermedades e infecciones auditivas en los niños tienen consecuencias que se pueden tratar y curar. Pero en algunos casos y si no se tratan a tiempo, estos problemas pueden acabar provocando pérdida de audición. Además, padecer cualquier tipo de pérdida de audición tiende a generar problemas en el aprendizaje y desarrollo de los niños.

Ante la aparición de síntomas como dolor de oído o pérdida de audición es fundamental acudir al médico para realizar las pruebas correspondientes que puedan confirmar y diagnosticar alguna de las enfermedades o infecciones auditivas que padecen los niños.

Índice de contenidos

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *