¿Qué es una prueba auditiva?

¿Qué es una prueba auditiva?

Cuidar la salud auditiva es un factor clave para garantizar una buena calidad de vida. Los sonidos forman una parte importante del día a día. Escuchamos para comunicarnos con otras personas, para informarnos o para entretenernos. El sentido del oído cumple un papel fundamental para el desarrollo de muchas actividades.

Sin embargo, es común que con el paso del tiempo y debido a diferentes causas una gran parte de la población vaya perdiendo audición a lo largo de los años. Según la Organización Mundial de la Salud, actualmente son 1.500 millones de personas las que viven con problemas de audición en todo el mundo. Además, la propia OMS estima serán 2.500 millones de personas las que tengan problemas auditivos en 2050, es decir, una de cada cuatro personas.

Las perdidas de audición pueden darse de diferentes formas. Por un fuerte sonido o ruido que provoca una importante pérdida de la audición en el mismo momento. O bien se puede experimentar también una reducción de forma gradual. Con el paso del tiempo se va perdiendo poco a poco la audición.

Detectar este problema es algo que se puede hacer en actividades cotidianas, ya que la persona afectada nota que escucha menos de lo habitual. Incluso pueden ser las personas que le rodean los que se den cuenta que tiene problemas a la hora de escuchar. Pero para evaluar y diagnosticar la pérdida de audición es preciso realizar una prueba auditiva.

¿En qué consiste la prueba auditiva?

Realizar una prueba auditiva para analizar la capacidad de audición de una persona es un proceso muy simple. La prueba dura entre 20 y 30 minutos. Durante este tiempo se van emitiendo una serie de sonidos que el paciente debe ir identificando. Para conseguir los resultados más completos se emiten sonidos de diferentes intensidades. De esta forma, se puede comprobar hasta que nivel de audición puede escuchar el paciente y que tipos de sonidos son los que no escucha.

Gracias a la prueba auditiva podemos obtener un estudio detallado sobre el estado del oído. A partir de los resultados obtenidos se podrá certificar que el sistema auditivo del paciente se encuentra en buen estado o, por el contrario, que padece una pérdida auditiva. En función del nivel de pérdida auditiva se podrán establecer diferentes soluciones para que el paciente recupere la mejor calidad auditiva.

Ante la presencia de síntomas que nos hagan indicar que podemos estar sufriendo una pérdida auditiva es importante realizar una prueba auditiva que pueda evaluar el estado del oído y diagnosticar el nivel de pérdida de audición. Los síntomas de estar perdiendo audición van desde la dificultad para escuchar determinados sonidos hasta la molestia cuando se escuchan sonidos más elevados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *