1 de cada 4 personas presentará problemas auditivos en 2050

1 de cada 4 personas presentará problemas auditivos en 2050

Nuevas estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que una de cada cuatro personas sufrirá problemas auditivos, como pérdida auditiva o tinnitus, en el año 2050. Se trata de un dato incluido en el primer informe mundial sobre audición presentado por la institución internacional y que pretende concienciar sobre la importancia de cuidar la salud auditiva.

El informe incide así mismo en que las pérdidas de audición acarrean consecuencias graves en el día a día de las personas, ya que afectan a sus relaciones sociales y laborales y a su salud mental.

Por otro lado, se estima que unos 700 millones de afectados por la hipoacusia en el futuro necesitarán atención otológica y audífonos para mejorar su audición y reducir el impacto de la pérdida auditiva. Ante esta situación, los expertos señalan que es necesario implementar nuevas medidas de prevención, tanto para mejorar la salud de los ciudadanos como para ahorrar costes al sistema sanitarios en los próximos años.

Causas de la pérdida auditiva

Los resultados del presente informe también destacan cuáles son las principales causas de la hipoacusia actualmente y por qué se calcula que tendrán un mayor impacto en la población global. En la niñez encontramos sobre todo daños en los oídos a causa de enfermedades bien conocidas, como la rubeola, la meningitis o complicaciones en la otitis. Así, el 60% de casos de sordera infantil se podrían evitar con la administración de las correspondientes vacunas frente a los agentes patógenos causantes.

El aumento exponencial de la población en los próximos años supondrá un menor acceso de los recién nacidos a este servicio, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

En los adultos, la causa de hipoacusia más destacada es la exposición al ruido

La concentración de los núcleos poblacionales en las ciudades y el mayor acceso a actividades de ocio ruidosas, como conciertos o partidos de fútbol, provoca que el oído sufra un mayor estrés y aumente el riesgo de padecer una pérdida de audición.

A ello hay que sumar la baja conciencia que existe en torno a los medicamentos ototóxicos y las consecuencias de su abuso para la salud auditiva. Reducir estos dos factores de riesgo contribuiría a evitar el aumento de casos de pérdida de audición en adultos, quienes muchas veces no reciben el tratamiento adecuado.

A pesar de todo, la OMS también recuerda que estamos a tiempo de cambiarlo, tomando las medidas de prevención adecuadas y puntualiza que, gracias a los avances tecnológicos recientes, contamos con herramientas precisas y fáciles de usar que permiten la detección temprana de enfermedades del oído. Desde la institución animan a mantener un contacto periódico con los médicos especialistas a pesar de las dificultades añadidas a causa de la pandemia de Covid19.

Cómo prevenir la pérdida auditiva

 Como hemos visto, las causas más habituales de pérdida auditiva en adultos son factores externos que es sencillo controlar y evitar. Por ello, desde Quiero Oír recomendamos seguir los siguientes consejos de aplicación diaria:

  • Alejarnos de las fuentes de ruido.
  • Si no fuera posible, como en el caso de obreros, operarios de aeropuerto, etc, debemos emplear tapones para disminuir el impacto del ruido sobre el sistema auditivo.
  • Reducir el volumen de los aparatos electrónicos, sobre todo si hacemos uso de auriculares de forma constante.
  • Cuidar la higiene de los oídos, sin usar bastoncillo u objetos punzantes que puedan dañar el tímpano.
  • Tratar adecuadamente las infecciones de oído cuando se producen y acudir al especialista desde la aparición de los primeros síntomas.

 

En el caso de sufrir una pérdida de audición por otras causas, como un traumatismo o enfermedades del sistema auditivo, contamos con soluciones quirúrgicas y dispositivos tecnológicos, como los audífonos o los implantes cocleares para mejorar la calidad de vida de los pacientes y que esta dolencia no afecte a su rutina habitual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *