El Covid19 podría provocar sordera súbita en un bajo porcentaje de pacientes

El Covid19 podría provocar sordera súbita en un bajo porcentaje de pacientes

Sordera y covid19

Nuevas investigaciones han desvelado que la sordera súbita podría ser una complicación excepcional del Covid19. Los otorrinos se basan en el daño que el virus SARS-CoV-2 puede provocar sobre el nervio auditivo. Estas son las conclusiones de una revisión bibliográfica realizada por la SEORL-CCC.

Aunque hasta el momento solo se han localizado 12 casos de sordera súbita en pacientes con Covid19, los expertos insisten en la importancia de una mayor investigación para averiguar la incidencia total y si existen otras consecuencias del contagio por coronavirus en la salud auditiva.

El COVID19 puede generar daños en el oído

Lo que sabemos hasta el momento es que el Covid19 puede generar daños tanto en la estructura del oído, como ocurre con otras infecciones víricas y bacterianas, como en los vasos sanguíneos que lo recorren. Pero aún se desconoce su alcance total.

Además, no se han encontrado pruebas que relacionen un mayor riesgo de sordera súbita con el sexo o la edad de los pacientes, dado que 6 de los afectados son hombres y 6 son mujeres, todos con edades similares. Tampoco se ha establecido ninguna relación entre la aparición de la sordera súbita y la gravedad de la Covid19, por lo que no se puede establecer una escala de síntomas.

Para recabar mayor información, la sociedad también ha puesto en marcha un registro español de casos de sordera súbita vinculados a Covid19. De esta forma será más sencillo afinar el origen de la sordera y llegar a conclusiones sólidas. Aunque este estudio comenzó en cuatro hospitales, actualmente participan un total de 70 hospitales españoles.

¿Qué otras causas pueden provocar la sordera súbita?

La sordera súbita se caracteriza porque los pacientes pierden la audición en uno de los oídos de forma brusca, en unas pocas horas o a lo largo de pocos meses. Se trata de una pérdida de audición neurosensorial, es decir, causada por daños en el oído interno o en el nervio auditivo, como veíamos en los pacientes de Covid19. Estos daños pueden ser permanentes o temporales, pero requieren el diagnóstico y tratamiento certero por parte de los profesionales sanitarios.

Además de por las infecciones, puede estar provocada por:

    • Problemas de circulación o altos niveles de colesterol
    • Traumatismos en la cabeza
    • Enfermedades autoinmunes
    • La exposición a medicamentos ototóxicos
    • Trastornos neurológicos
    • Patologías del sistema auditivo como la enfermedad de Ménière

Para el diagnóstico de este tipo de sordera será necesario acompañar la audiometría de otras pruebas clínicas que destapen cuál ha sido la causa de la abrupta hipoacusia. El médico puede recomendar realizar un análisis de sangre, pruebas de neuro imagen e incluso pruebas de equilibrio. Por ello, es esencial acudir al especialista desde que se percibe una reducción drástica del nivel de audición.

Consejos para reducir el riesgo de sordera súbita

Por un lado, dado que el Covid19 puede desencadenar esta hipoacusia súbita, contamos con un nuevo motivo de peso para cumplir con las medidas de prevención del contagio: respetar la distancia de seguridad, mantener una continua higiene de manos y hacer uso de mascarillas homologadas, principalmente.

Por otro lado, en el día a día se puede seguir una serie de hábitos saludables que también nos van a ayudar a reducir el riesgo de sordera súbita o a evitar recaídas en el caso de los pacientes que se están recuperando de una hipoacusia temporal.

    • Mantener una alimentación equilibrada.

Comer alimentos sanos reducirá el riesgo de accidentes cardiovasculares que pueden afectar a la salud del oído.

    • Reducir el estrés.

Existe una relación directa entre la sordera súbita y el estrés o las situaciones conflictivas que generan malestar emocional.

    • Dejar de fumar, ya que la nicotina daña los vasos sanguíneos.
    • Evitar una exposición prolongada al ruido.

De esta forma se previenen lesiones internas que puedan empeorar la salud auditiva o complicar el diagnóstico.

Para los pacientes que, tras la sordera súbita, no recuperan al 100% su nivel de audición, los audífonos serán la mejor herramienta para mantener su calidad de vida y que la pérdida de audición no afecte a sus relaciones sociales con amigos y familia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *