Los beneficios de los audífonos

Los beneficios de los audífonos

El uso de audífonos además de recuperar la capacidad de oír con normalidad también puede retrasar la aparición de patologías como demencia, depresión, ansiedad e incluso reducir el riesgo de sufrir accidentes o caídas en personas mayores, entre sus múltiples beneficios. Esta es una de las principales conclusiones de un reciente estudio publicado en la revista Journal of American Geriatrics Society en el que concluye que el uso adecuado de este tipo de dispositivos reduce el deterioro físico y mental de los pacientes que tienen una menor capacidad auditiva.

Para comprobarlo, los autores analizaron el comportamiento, seguimiento y evolución de la salud de más de cien mil personas de más de 66 años que habían sido diagnosticados con algún grado de pérdida auditiva en los tres años anteriores. Así, los autores del estudio comprobaron que los audífonos, utilizados de forma correcta y en el momento adecuado para cada persona, se asociación con un retraso en la aparición de enfermedades alzhéimer, demencia, entre otras. Todas ellas patologías que tienen una mayor prevalencia en personas mayores.

Los audífonos, utilizados de forma correcta y en el momento adecuado para cada persona, se asociación con un retraso en la aparición de enfermedades alzhéimer, demencia, entre otras.

Pero estos no son los únicos beneficios que tiene el uso correcto e indicado por un especialista de los audífonos. Estudios anteriores también han demostrado que la utilización de estos dispositivos también son un factor que reduce las posibilidades de sufrir soledad y aislamiento social. De hecho, padecer pérdida auditiva se asocia con una mayor angustia, depresión, somatización y soledad en adultos jóvenes y de mediana edad.

Los audífonos contribuyen a la calidad de vida

En este sentido, un trabajo realizado por expertos de la Universidad Medical Center de Ámsterdam, en Holanda, señala que con el uso de audífonos y otros tratamientos para abordar los problemas de audición puede ayudar a mejorar la salud y la calidad de vida de estos pacientes.

Así, los resultados de este estudio indicaron que al reducirse la capacidad auditiva aumenta la sensación de angustia y la somatización de otros problemas. Además, también se comprobó que las probabilidades de desarrollar una soledad severa o muy severa aumentan significativamente en un 7% en aquellos pacientes que no oyen de forma adecuada. Mención especial merece el grupo de adultos jóvenes, de entre 18 o 30 años. En este colectivo, la soledad es un problema más acentuado en aquellos pacientes que tienen problemas de audición. Por ello, los autores destacan que es necesario abordar de forma efectiva los efectos adversos de la pérdida auditiva en adultos jóvenes y de mediana edad, a todos los niveles.

Se comprobó que las probabilidades de desarrollar una soledad severa o muy severa aumentan significativamente en un 7% en aquellos pacientes que no oyen de forma adecuada.

Todos estos trabajos destacan la importancia de diagnosticar de forma precoz y precisa la pérdida de audición para evitar este tipo de problemas. De hecho, los expertos recomiendan acudir al menos una vez al año a un especialista auditivo para evaluar la capacidad de oír y, en el caso de que sea necesario, adoptar el tratamiento más adecuado para cada paciente.

Si considera que su capacidad de oír ha ido disminuyendo o que no escucha con la suficiente calidad, lo más adecuado es que visite a un especialista para evaluar el estado y funcionamiento de su audición lo antes posible. Así, diagnosticando de forma precoz el problema, el tratamiento será mucho más efectivo y se reducirá de forma notable las posibilidades de padecer ciertas patologías y otros trastornos sociales o emocionales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *