La primavera se relaciona con un aumento de los casos de otitis

La primavera se relaciona con un aumento de los casos de otitis

El comienzo de la primavera trae consigo un incremento de las temperaturas y un mayor riesgo de otitis a causa de la aparición de la alergia primaveral. Esto se debe a que los síntomas de la alergia van ligados con un aumento de la mucosidad, que puede derivar en infecciones de oído, siendo la más común, la otitis media, como ocurre con los resfriados y gripes en invierno.

Para empezar, la continua congestión nasal producida por la alergia genera una sensación de mayor presión en los oídos. Lo que ocurres que la rinitis alérgica produce la inflamación de la mucosa que recubre las trompas de Eustaquio, disminuyendo su diámetro y reduciendo la ventilación del oído medio. Si esta situación se prolonga en el tiempo, el oído medio reacciona produciendo una mucosidad que tapona los oídos y dará lugar a la infección.

Suele ser más común en el caso de los niños menores de dos años, dado que su trompa de Eustaquio es más corta, más horizontal y más recta, lo que facilita el acceso de la mucosidad y de las bacterias. Además, a su sistema inmune aún le cuesta un mayor tiempo reconocer los síntomas y reaccionar. Concretamente, según datos de la Asociación Española de Pediatría (AEP), entre un 80 y 90% de los niños presentará al menos un episodio de otitis durante sus primeros años de vida.

Ante una sospecha de otitis, ya sea en niños o en adultos, la principal recomendación es acudir al médico, sobre todo si, junto con el dolor de oídos característico de la infección, aparece la fiebre. En la mayoría de los casos la otitis remite a los pocos días con tratamiento de ibuprofeno y paracetamol. No existe ninguna evidencia de que mucolíticos, antihistamínicos o gotas óticas sirvan para aliviar los síntomas o mejorar la evolución. A pesar de ello, se debe consultar siempre con el médico de Atención Primaria y con el otorrino ya que, una otitis mal tratada, puede derivar incluso en una pérdida de audición de diferentes grados.

Consejos para prevenir la otitis en primavera

 Dado que la principal causa de las otitis en primavera es la alergia, las medidas de prevención de la infección de oídos estarán orientadas a mitigar sus síntomas y evitar el contacto con los agentes alérgenos, principalmente, el polen de las diferentes plantas y flores.

Por ello, desde Quiero Oír recomendamos:

  • Evitar salir a pasear durante las horas de mayor concentración de polen, principalmente al amanecer y al atardecer.
  • Seleccionar las rutas más alejadas de parques y jardines.
  • Mantener las ventanas cerradas para impedir que entre el polen, sobre todo en el caso de quienes vivan cerca de zonas arboladas. Sin olvidar la importancia de ventilar la vivienda durante al menos 10 minutos cada día para combatir la infección de Covid19 y otros agentes patógenos.
  • Prevenir los cambios de temperaturas.
  • Mantener una adecuada higiene auditiva.

Este año contamos con un aliado inesperado: las mascarillas. Su uso obligatorio debido al impacto de la pandemia contribuye a protegernos del polen. Esto se traduce en una reducción de la necesidad de medicación para controlar los síntomas de la alergia y la rinitis y un descenso de las visitas a Urgencias por complicaciones. A su vez, las personas que sufren de alergia pueden consultar los niveles de polen esperados en cada región en la web habilitada por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). De esta forma pueden identificar los mejores días para estar al aire libre sin padecer los síntomas de la alergia.

¿Y si tengo audífonos?

 Las personas con audífonos también deben evitar, en la medida de lo posible, exponerse al polen. Por un lado, el polen puede obstruir los dispositivos y alterar su funcionamiento. Por otro, la combinación de los síntomas de la alergia con el uso de los audífonos puede agravar posibles otitis, dado que estos instrumentos de ayuda a la audición dificultan la ventilación del oído medio. En este contexto, se vuelve aún más importante mantener una buena higiene de los audífonos y evitar la humedad para cuidar el sistema auditivo y prolongar la vida útil de los dispositivos.

Recordamos que los audífonos han demostrado aportar múltiples beneficios a la calidad de vida de las personas con pérdida auditiva. No solo permiten recuperar la capacidad de oír con normalidad, sino que previenen la aparición de patologías como la demencia, depresión o ansiedad. También contribuyen a evitar la soledad y el aislamiento que en ocasiones encontramos ligado a la hipoacusia. Ventajas que repercuten de forma directa en el bienestar físico y emocional de los pacientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *