Confirmado: el tabaco aumenta el riesgo de pérdida auditiva

Confirmado: el tabaco aumenta el riesgo de pérdida auditiva

Fumar causa sordera

Fumar o haber fumado tabaco aumenta el riesgo de sufrir una pérdida auditiva según un nuevo estudio publicado en la revista American Journal of Medicine.

Los datos de este estudio revelan una tendencia general hacia un riesgo elevado de sufrir una pérdida de audición de tipo moderado, o incluso severa, entre los fumadores habituales.

Esta misma tendencia se encontró entre los exfumadores, en quienes el riesgo va disminuyendo conforme pasan años sin fumar. Aunque el estudio se llevó a cabo en una muestra de mujeres, los médicos e investigadores implicados estiman que los mismos resultados, o muy similares, se podrían aplicar a una muestra representativa de hombres.

¿Cómo afecta el tabaco al oído?

Esto se debe a que se ha demostrado que el tabaco provoca un estrechamiento de los vasos sanguíneos, reduciendo el caudal de sangre que llega a los oídos. Si esta situación se prolonga en el tiempo durante años, los oídos dejan de funcionar correctamente y se reduce el nivel de audición.

Por esta misma razón, los resultados del estudio indican que las posibilidades de sufrir una pérdida de audición aumentan de forma proporcional a la intensidad y duración de la exposición al humo del tabaco.

Al mismo tiempo, los cigarrillos contienen sustancias ototóxicas que perjudican la salud de los oídos. La principal, la nicotina, que también disminuye los niveles de oxígeno en sangre. El primer afectado será el oído interno, donde se encuentran las células sensoriales encargadas de conducir los sonidos hasta el cerebro.

Las mujeres fumadoras corren más riesgo de pérdida auditiva

En el presente estudio se incluyó una muestra de más de 80.000 mujeres, de las cuales más de un 30% fuma o ha fumado en el pasado. Entre ellas, las fumadoras que habían pasado más de 10 años en contacto con el humo del tabaco fueron las que manifestaron experimentar una pérdida auditiva de mayor grado, llegando incluso a afectar a su calidad de vida.

De forma paralela, diferentes estudios afirman que el cigarrillo electrónico es igual de perjudicial para los oídos que cualquier forma de tabaco, y, además, que los fumadores pasivos, en contacto continuo con el humo del tabaco, también pueden experimentar pérdidas de audición. Una serie de evidencias que aumentan el listado de consecuencias negativas de este hábito tan nocivo para nuestra salud.

¿Qué podemos hacer para prevenir la pérdida auditiva?

Podemos seguir estas sencillas pautas diarias para cuidar la salud de nuestros oídos y prevenir una posible pérdida de audición:

Dejar el tabaco

En este escenario, la principal y más importante recomendación es dejar de fumar.

Alejarse de las fuentes de ruido

Cada metro que nos alejamos disminuye 6 decibelios la intensidad del ruido. En el caso de que sea totalmente necesario permanecer expuestos al ruido, podemos utilizar protectores auditivos especialmente diseñados para ese fin.

Disminuir el volumen de los dispositivos

No escuchar música con auriculares más de una hora a mas del 60% del volumen máximo. Se tiene la certeza de que oír música a más de 110 decibelios puede provocar pérdida auditiva precoz.

No introducir objetos o sustancias extrañas en el oído

como los bastoncillos, que pueden empujar la cera hacia adentro y dañar el tímpano.

Evitar los golpes

Acudir al especialista

Se recomienda consultar con el médico en caso de inflamación, dolor, taponamiento, zumbidos o secreción de oído, ya que pueden derivar en problemas de audición. Por otra parte, es recomendable realizar una revisión auditiva al año, sobre todo a partir de los 50 años.

Para las personas que ya cuentan con algún grado de hipoacusia también será recomendable recibir asesoramiento sobre el uso de audífonos para mitigarlo. A pesar de la creencia popular de que hay que tener una grave sordera para recurrir a los audífonos, cuanto antes se comience a hacer uso de estos dispositivos de audición, más sencilla será la adaptación de los pacientes y mayores serán sus beneficios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *