¿Cómo prevenir la pérdida de audición?

¿Cómo prevenir la pérdida de audición?

Costes de la pérdida auditiva

La pérdida de audición está asociada, en algunos casos, a la edad. La hipoacusia es común a partir de los 65 años. Pero también existen otros factores de riesgo que pueden provocar la pérdida auditiva a cualquier edad. La exposición a fuertes ruidos o no hacer un buen cuidado de los oídos aumenta las posibilidades sufrir pérdida de audición. Para evitar que esto ocurra se puede tener en cuenta una serie de consejos que permiten cuidar los oídos y prevenir la hipoacusia.

Los ruidos fuertes son una de las principales causas de la pérdida de audición. Por ello, evitar los lugares en los que se produzcan sonidos excesivamente altos y no exponerse a ruidos durante un tiempo prolongado es clave para no desarrollar problemas auditivos. En relación a la exposición a ruidos, cabe destacar también el uso que se hace de todo tipo de dispositivos como televisiones, ordenadores o radios a través de los cuales se reproducen todo tipo de sonidos. En este caso, se debe hacer un uso responsable adaptando el volumen a niveles que no pongan en peligro la salud auditiva.

Por otra parte, el uso de auriculares es común para el consumo de diferentes tipos de contenidos como música, películas o tertulias de televisión y radio. Los auriculares se asocian al riesgo de perder audición, pero es posible utilizarlos sin dañar los oídos. Para ello, desde Quiero Oír recomendamos que no se superen los 60 decibelios ni los 60 minutos seguidos utilizando los auriculares. En cuanto al tipo de auriculares que permiten cuidar más el oído, los externos son más recomendables al estar más lejos del tímpano. Además, las alertas de los dispositivos ayudan a no superar el volumen recomendado.

Cuidado e higiene de oídos

Además de la exposición a sonidos, el buen estado de la salud auditiva depende también del cuidado y la limpieza que se hace de los oídos. Uno de los factores que ponen en riesgo la salud auditiva es la humedad. Por ello, se deben secar bien siempre los oídos, ya que, de lo contrario, pueden producirse infecciones.

En cuanto a la limpieza de los oídos, se debe llevar también un cuidado especial para evitar dañarlo. Por ejemplo, para eliminar un tapón de cera se recomienda acudir al otorrino para analizar el estado del oído y aplicar el tratamiento indicado. En este caso se puede realizar la extracción con irrigación o con aspiración.

Por último, cabe destacar la importancia de acudir al especialista cuando se note alguna molestia o se tenga cualquier síntoma que pueda estar relacionado con problemas de audición. De esta forma se puede realizar un análisis del oído y detectar cualquier tipo de enfermedad o infección de forma precoz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *