Las actividades acuáticas en el mar aumentan las infecciones del oído

Las actividades acuáticas en el mar aumentan las infecciones del oído

Las actividades acuáticas en el mar aumentan las infecciones del oído
5 (100%) 1 voto

Con la llegada del verano y las vacaciones, las playas se convierten en uno de los principales lugares de ocio favoritos. Sin embargo, en esta época de relajación, no hay que descuidar la salud ya que las personas que practican actividades acuáticas, especialmente en el mar, son más propensas a padecer infecciones de oído y dolor, que si no son tratados a tiempo, pueden acarrear una pérdida auditiva.

Así lo asegura un análisis científico que ha revisado cientos de investigaciones para demostrar que pasar tiempo en el mar se asocia con un mayor riesgo de sufrir este tipo de dolencias. Tanto es así, que los autores de este trabajo señalan que aquellos que realizan actividades en el mar duplican la incidencia del dolor de oído e infecciones habitual.

La causa principal de estas molestias es la retención de agua en el conducto auditivo que, favorecida por el calor y el aumento de la temperatura, producen unas condiciones propicias para la proliferación de bacterias, y por tanto, una infección.

Además los autores recuerdan que, como norma general, las actividades acuáticas se realizan cercanas a la costa. En estas  zonas, los niveles de contaminación son más altos que en aguas abiertas debido a la industria, las aguas residuales y las escorrentías provenientes de tierras agrícolas, lo que favorece la existencia más bacterias.

El análisis de los datos, de más de 120.000 personas de todo el mundo desde 1961, reflejó una clara relación entre los baños en el mar y la incidencia de enfermedades del oído en países como Estados Unidos, el Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Dinamarca y Noruega.

A pesar de esta prevalencia de las infecciones de oído por las actividades acuáticas, los expertos recuerdan que bañarse en el mar y realizar ejercicio físico tiene múltiples beneficios siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas y se eviten riesgos innecesarios.

El dolor y las infecciones de oído, en la mayoría de los casos, se solventará sin un tratamiento que debe indicar el especialista en audición o el médico de cabecera. En el caso de que las molestias sean muy intensas y perduren en el tiempo es necesario acudir a un profesional para que pueda evaluar el alcance de la afección y descartar lesiones graves.

Para evitar este tipo de problemas es aconsejable secar en profundidad y con atención el oído externo y no introducir ningún elemento en los conductos auditivos para no producirse heridas. No obstante, también es recomendable utilizar tapones para los oídos y gorro de natación si las actividades acuáticas van a  suponer estar durante mucho tiempo en el agua.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *