Pérdida auditiva en recién nacidos y niños, ¿cómo podemos detectarla?

Pérdida auditiva en recién nacidos y niños, ¿cómo podemos detectarla?

Cinco de cada mil niños nacen con algún tipo de pérdida auditiva, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Como ocurre con otras patologías, detectar esta afección lo antes posible es clave para poder minimizarla o incluso revertirla. Es por esta razón por lo que es sumamente importante reconocer signos que nos puedan indicar la presencia de una afección auditiva en recién nacidos y niños.

Para un bebé, la audición es fundamental a la hora de desarrollar sus habilidades de comunicación y relacionarse con el mundo mediante estímulos sensoriales. En el caso de los niños, la pérdida de audición puede causar problemas de socialización, especialmente cuando llegan a la edad escolar.

Los signos que nos indican pérdida auditiva son diferentes en cada caso, varían en función del grado de la intensidad, la edad y el tipo de afección. En ocasiones, es muy complicado detectar señales que nos indiquen pérdida auditiva en bebés y niños, especialmente si son casos de pérdida leve o si ésta afecta a un solo oído.

Señales de la pérdida auditiva en niños

En el caso de los recién nacidos, hay signos que nos pueden indicar una posible pérdida de audición:

  • No se sobresalta ante un ruido fuerte. Lo más habitual, es que los bebés reaccionen cuando perciben un sonido intenso. Si no lo hace, puede ser un indicativo de que tiene algún problema de audición.
  • No gira la cabeza para buscar el origen de los sonidos. Cuando alcanzan la edad de 5-6 meses, el bebé debería ser capaz de rastrear y localizar la fuente de un sonido o una voz, aunque estos sean leves.
  • No parece prestar atención a menos que el sonido surja de un objeto o una persona que esté en su campo de visión.

A medida que crecen, hay otros indicativos de un posible problema auditivo:

  • El retraso a la hora de desarrollar el habla es el signo más evidente. A menudo, los niños con problemas de audición tienden a desarrollar el lenguaje de forma más tardía. Además, una vez desarrollado el habla, es posible que no se exprese correctamente.
  • Tiende a acercarse demasiado a la televisión e incluso al mantener conversaciones con otra persona.
  • El niño mira con intensidad a sus interlocutores ya que se concentra en los estímulos visuales.

Si se presenta alguno de estos síntomas, es recomendable acudir a un especialista para confirmar que realmente haya una pérdida de audición y confirmar el diagnóstico. Existen gran variedad de pruebas específicas que se pueden realizar en función de la edad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *