La pérdida auditiva genera costes de casi un billón de dólares

La pérdida auditiva genera costes de casi un billón de dólares

Costes de la pérdida auditiva

Según un nuevo estudio publicado en International Journal of Audiology, los costes derivados de la pérdida auditiva se elevan a más de 900 mil millones de dólares a nivel global. Estos costes están provocados en mayor medida por las hipoacusias sin tratar. Así, según los datos presentados, solo el 17% de las personas con pérdida de audición en todo el mundo recibe tratamiento, ya sea con audífonos o implantes. La gran mayoría de pacientes, el 83% de los casos, no cuentan con diagnóstico ni tratamiento.

A los costes derivado de la falta de tratamiento se suman el valor económico asociado a la pérdida de calidad de vida y las pérdidas de productividad laboral que experimentan las personas con hipoacusia que no hacen uso de los audífonos. Este bajo rendimiento en quienes sufren una pérdida de audición entre moderada y severa constituye un 19% de los costes totales incluidos en el citado estudio.

Por otro lado, aunque los niños constituyen solo un 4,4% de los pacientes con pérdida de audición, los costes derivados de su atención, en muchos casos desde el momento del nacimiento, también suponen un impacto en los sistemas sanitarios. Además del presupuesto destinado a su atención médica, debemos contemplar la inversión realizada en su formación sobre la patología y la adaptación del currículum académico, si fuera necesario.

Comorbilidades asociadas a la pérdida auditiva

Dentro de los costes médicos generados por la pérdida auditiva sin trata se encuentra el seguimiento de diferentes comorbilidades asociadas con este trastorno, como la demencia, la depresión, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes o la presión arterial alta. Una serie de riesgos asociados a la hipoacusia que, según un segundo estudio realizado en Reino Unido, solo un 29% de la población adulta conoce.

Este desconocimiento conduce a las personas con hipoacusia a no tomar las medidas adecuadas cuando notan que el estado de salud de sus oídos se ve afectado. Por el contario, se ha demostrado que quienes hacen uso de audífonos en su vida diaria reducen el riesgo de depresión y ansiedad y tienen mejores niveles de concentración y productividad. Al mismo tiempo que conservan sus relaciones sociales, con sus consecuentes beneficios.

Los investigadores de ambos estudios inciden en la importancia de mejorar la concienciación en torno a la pérdida auditiva, dado que se estima que en 2050 1 de cada 4 personas tendrá problemas de audición.

Cómo actuar si se percibe una reducción en la capacidad auditiva

Aquellas personas que tengan la sospecha de tener una pérdida de audición deben:

  • Acudir a consulta con el otorrinolaringólogo para verificar si existe una pérdida de audición a través de una audiometría e identificar sus posibles causas.
  • Ajustar sus patrones diarios para estar lo más cómodo posible. Como por ejemplo, avisar a las persona de su entorno familiar o laboral de esta dolencia para que contribuyan a una buena comunicación.
  • En el caso de que sea recomendado por el especialista, hacer uso de audífonos en el día a día para mejorar la audición y prevenir las comorbilidades asociadas a esta hipoacusia.

Aunque se han creado diferentes estereotipos y tabúes alrededor de los audífonos, actualmente disponemos de modelos que se ajustan a las necesidades de todos los usuarios y que les permiten llevar una vida completamente normal. Si tienes dudas, pregunta a un audioprotesista e infórmate de las opciones a tu alcance.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *