Hipoacusia ¿Qué es y cuáles son los tipos de este trastorno auditivo?

Hipoacusia ¿Qué es y cuáles son los tipos de este trastorno auditivo?

La hipoacusia es la disminución de la capacidad auditiva. O, en otras palabras, es la incapacidad total o parcial de escuchar sonidos en uno o ambos oídos. En Quiero Oír, te contamos los distintos tipos de y niveles de hipoacusia para poder tener una mayor comprensión de una de las patologías más frecuentes en materia de salud auditiva.

Grados de hipoacusia

Los grados de hipoacusia hacen referencia al nivel de pérdida auditiva que se presenta en el paciente.

Conocer el alcance de su pérdida auditiva es fundamental para encontrar la mejor forma de tratamiento. En los casos de hipoacusia leve o moderada, el uso de audífonos bastará para su corrección. Sin embargo, en los supuestos de hipoacusia moderada o profunda, esta solución puede no ser suficiente, y será necesario el uso de implantes cocleares (auditivos).

La hipoacusia se mide en decibelios (dBHL). Este valor representa el valor mínimo que puede oír una persona.

El nivel de audición normal se encuentra comprendido entre 0-20 dB. Una vez superado este umbral, se puede hablar de hipoacusia.

Según el grado de pérdida auditiva se puede diferenciar los siguientes tipos:

  • Hipoacusia leve. La pérdida auditiva se encuentra entre 20-40 dB. La persona que padece hipoacusia leve presenta problemas a la hora de escuchar sonidos suaves, susurros o entender las consonantes finales de las palabras.
  • Hipoacusia moderada. La pérdida auditiva se sitúa entre 41-70 dB. En estos niveles, incluso en entornos tranquilos, representa un obstáculo para la persona poder entablar una conversación normal.
  • Hipoacusia severa. La pérdida auditiva se encuentra entre los 71-90 dB. En estos casos, cuando una persona habla a un nivel normal es posible que el afectado solo entienda parte de la conversación o prácticamente nada. Únicamente podrá escuchar algunos sonidos fuertes.
  • Hipoacusia profunda. El umbral de pérdida auditiva en este caso está entre 90-100 dB. La persona solo presiente las vibraciones de los sonidos más fuertes. Sin embargo, la pérdida auditiva de la palabra hablada es total y absoluta.
  • Anacusia. Es la pérdida total de audición.

Tipos de hipoacusia 

Los tipos de hipoacusia pueden clasificarse conforme a diferentes criterios. Se puede distinguir entre tipos de pérdida auditiva según las partes del oído afectadas o en relación con las causas o el momento en el que aparecen

Según la localización de la lesión:

  • Hipoacusia conductiva o transmisión

El daño se presenta en los elementos conductores de los sonidos. Hay algo que impide que los sonidos se trasladen al oído interno desde las zonas del oído medio-externo. Las pérdidas auditivas no alcanzan nunca más de 60db.

La sensación que produce a la persona afectada es de obstrucción y taponamiento. Es el mismo efecto que siente uno al taparse los oídos.

Por ello, la persona suele hablar en voz baja por el efecto resonante del tapón, que le da la sensación de hablar demasiado alto.

En su mayor parte, la hipoacusia conductiva es curable. Se puede abarcar el tratamiento desde un lavado de oído hasta una cirugía más compleja.

  • Hipoacusia neurosensorial o perceptiva

La pérdida auditiva neurosensorial se produce cuando el oído interno (cóclea) o el nervio auditivo se encuentran afectados. Este tipo de pérdida auditiva es el más frecuente entre los adultos.

La persona afectada tiene dificultades para entender el habla, incluso cuando la voz es fuerte.

Si solo afecta a un oído, puede causar problemas para identificar la fuente de sonido o para poder oír ruidos de fondo.  Al verse afectada la capacidad de autoescucha, la persona suele tener una voz fuerte y poco armoniosa.

Normalmente los casos de hipoacusia neurosensorial son permanentes e irreversibles, pero existen algunos tratamientos como los aparatos e implantes auditivos para poder retrasar el deterioro y mejorar la capacidad auditiva de la persona.

  • Hipoacusia mixta

Es una combinación de los dos tipos de hipoacusia anteriormente expuestos, la hipoacusia conductiva y la hipoacusia neurosensorial. Por tanto, se presenta un daño mayor en el paciente, al verse afectadas varias zonas del sistema auditivo, tanto el oído interno como el oído externo.

  • Hipoacusia central

Es la pérdida auditiva donde la localización de la lesión se concentra principalmente en el centro auditivo del cerebro.

Según el momento en el que aparece:

  • Hipoacusia genética

Se presentan por una anomalía genética. Pueden desarrollarse desde el nacimiento o durante toda la vida del paciente, ya sea en la niñez o en la vida adulta.

  • Hipoacusia no genética o adquirida

Puede ser adquiridas por la edad (presbiacusia) o por otros factores externos de riesgo como el consumo de determinados medicamentos o la exposición prolongada al ruido.

  • Hipoacusia prelocutiva

Es la pérdida auditiva que ocurre antes del desarrollo del lenguaje. Se presenta antes de que el niño haya conseguido aprender a hablar.

  • Hipoacusia postlocutiva

Es la pérdida auditiva que sucede después de la adquisición del lenguaje.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *