Nuevas formas para prevenir la pérdida auditiva desde las escuelas

Nuevas formas para prevenir la pérdida auditiva desde las escuelas

Nuevas formas para prevenir la pérdida auditiva desde las escuelas
¿Qué te ha parecido?

El avance de la tecnología y su capacidad para interconectar a las personas es un recurso que se debe tener en cuenta para prevenir la pérdida auditiva. Un informe reciente, publicado en American Journal of Audiology, ha revelado que la realización de pruebas auditivas mediante los smartphones, llevadas a cabo en escuelas o comunidades marginadas, mejora el acceso a la prestación de servicios de personas con pérdida de audición.

El cuidado de la salud auditiva es algo secundario para muchas personas; para algunas debido a su situación económica y, para otras, por desconocimiento tanto de los métodos de prevención como de las alertas a las que debe prestar atención. El público infantil es uno de los más vulnerables, sobre todo en las zonas más desatendidas, pero, con la conectividad de las nuevas tecnologías es posible incentivar desde las escuelas planes para potenciar la salud auditiva de los más pequeños.

Para confirmar esta hipótesis, los autores de la investigación utilizaron un smartphone y unos audífonos calibrados para la realización de pruebas de audición en escuelas. Mediante la conectividad de los teléfonos, se utilizaron algoritmos de extracción de características para facilitar el diagnóstico automatizado de las patologías más comunes del oído a partir de imágenes vídeo-otoscópicas. De esta forma, personal con una cualificación mínima y con un presupuesto asequible, pudieron obtener datos con una precisión del 80%. Es otro método para obtener diagnósticos tempranos de daños auditivos en los niños que pueden haber pasado desapercibidos tanto para ellos, como para sus padres.

Señales auditivas a las que hay que prestar atención en bebés y niños

En los bebés resulta complicado detectar problemas auditivos ya que no hablan todavía y cada uno tiene un ritmo de aprendizaje diferente. En niños más mayores es algo más sencillo, pero también hay que prestar atención para detectar cualquier anomalía de forma temprana. Estas son las principales alertas de que existe algún déficit auditivo en los más pequeños:

  • Al emitir un sonido se observa que no se gira o busca la fuente
  • Parece que solo oye ciertos sonidos
  • Al cumplir un año no dice palabras sencillas como ‘mamá’ o ‘papá’
  • No responde sobresaltado a sonidos fuertes
  • Si es un niño más mayor, pone la televisión a un volumen alto
  • No responde a la primera al llamarle
  • En una conversación pregunta mucho ‘¿qué?’

Un diagnóstico temprano de pérdida de audición en la infancia es importante, cuando antes el menor se ponga en tratamiento, mayor será su grado de recuperación. Iniciativas como la del aprovechamiento de la tecnología para evaluar la salud auditiva en las escuelas pueden ser cruciales para que los niños dispongan de la atención sanitaria necesaria. Su progreso académico puede verse influido por los problemas en la audición. De hecho, los que sufren pérdida auditiva y utilizan audífonos desde pequeños, presentan una mejor capacidad de aprendizaje, según un estudio publicado en Longitudinal Outcomes of Children With Hearing Impairment.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *