Los cambios de tiempo propios del otoño perjudican la salud auditiva 

Los cambios de tiempo propios del otoño perjudican la salud auditiva 

Durante el otoño nuestra salud auditiva puede verse afectada. Las enfermedades que podemos sufrir en los oídos se intensifican a causa de los cambios bruscos de temperatura y el comienzo de las lluvias. Las características climáticas de esta estación, con temperaturas oscilantes, viento fuerte, humedad, etc.… aumentan el riesgo de contraer resfriados y enfermedades víricas que pueden afectar a los oídos e incluso, en los casos más graves, conducir a pérdidas de audición en diferentes grados. Para evitarlo y aprender a cuidar nuestros oídos, desde Quiero Oír te explicamos cuáles son los síntomas y las patologías más comunes y cómo prevenirlas.

Como punto de partida, esas gripes y resfriados cuyo número comienza a aumentar en otoño provocan una producción elevada de mocos que se pueden acumular en los oídos y causar la inflamación de la trompa de Eustaquio, afectando a nuestra salud auditiva. Como consecuencia de la inflamación empezaremos a notar una sensación de oídos taponados y una ligera pérdida de audición. En estos primeros momentos es recomendable acudir a la consulta del especialista, quien valorará la idoneidad de prescribir un tratamiento adecuado para propiciar la expulsión de la mucosidad y recuperar el nivel habitual de audición.

Otitis media, la más común en los meses fríos

Por el contrario, si el exceso de mocos no se elimina, se puede producir una infección del canal auditivo, una otitis media, la más común en los meses fríos, que se manifiesta en forma de dolor en el oído, sensación de taponamiento, malestar general y fiebre en algunos casos. En base a la cronicidad de la infección el otorrino puede indicar la administración de antibióticos de uso oral para eliminarla.

Los niños y ancianos son quienes presentan un mayor riesgo de desarrollar otitis debido a que sus defensas son más bajas. Además, en el caso de los niños, tienen menos desarrollada la trompa de Eustaquio, lo que facilita el acceso de mucosidad y bacterias de la nariz y la garganta hacia el oído medio. Así, según datos de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), el 90% de los niños sufre al menos un episodio de otitis antes de los cinco años.

A pesar de ellos, en personas de cualquier edad las afecciones del oído pueden derivar en uno de los problemas de salud auditiva más comunes: la hipoacusia o pérdida auditiva. Sucesivos episodios de otitis o infecciones mal curadas pueden originar una deficiencia auditiva permanente que comience a afectar a la calidad de vida de las personas. De ahí la importancia de cumplir con las indicaciones de los especialistas.

Consejos de salud auditiva en otoño

Para evitar contraer un resfriado y cuidar los oídos para que no se infecten, recomendamos cumplir con las siguientes pautas de aplicación diaria:

  • Evita los cambios bruscos de temperatura, sobre todo al entrar o salir de cualquier recinto. Protege nariz y boca para impedir la entrada de aire frío.
  • Lávate bien las manos para eliminar gérmenes que puedan dar lugar a infecciones de las vías respiratorias. Una indicación que tenemos bastante asimilada a raíz de la pandemia provocada por la propagación del Covid19.
  • Reduce o elimina el consumo de tabaco. Fumar activa o pasivamente favorece la acumulación de mucosidad en la garganta.
  • Mantén una adecuada higiene de tus oídos. Seca bien tus oídos después de ducharte y elimina periódicamente el exceso de cerumen de la zona externa. Evita siempre introducir cualquier objeto que pueda dañar el canal auditivo, como los bastoncillos.
  • Si notas que aumenta el volumen de mocos, realiza lavados nasales con suero fisiológico o solución salina de forma regular para favorecer su expulsión.

Para las personas con audífonos es esencial realizar una revisión de sus dispositivos al comienzo del otoño para asegurar su adecuado funcionamiento y obtener el máximo beneficio de su uso. Esto se debe a que durante el verano los audífonos se ven expuestos a temperaturas elevadas y ambientes húmedos que pueden reducir su rendimiento. Por ello, a pesar de que se lleven al día las labores de limpieza de estos dispositivos es recomendable que sean revisados por el audioprotesista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *