Novedades en la prevención de la pérdida auditiva asociada a la edad

Novedades en la prevención de la pérdida auditiva asociada a la edad

Novedades en la prevención de la pérdida auditiva asociada a la edad
¿Qué te ha parecido?

A medida que se envejece, las células ciliadas del oído interno comienzan a degenerar y su función va empeorando. Estas células son las encargadas de la detección  de los sonidos y del envío de las señales auditivas al cerebro. Al reducir el número de estas y su función, debido al envejecimiento, se pierde capacidad de audición, lo que se conoce como pérdida auditiva asociada a la edad o presbiacusia.

La presbiacusia es más notable a partir de los 60 años, pero un mal cuidado de la salud auditiva puede provocar que la pérdida de este tipo de células se adelante. De hecho, según los expertos, cada vez hay más pacientes entre 40 y 50 años que presentan pérdida de audición prematura. Ahora, un grupo de investigadores ha realizado un estudio, publicado en ‘Nature’, que abre nuevas vías para el tratamiento y prevención de la presbiacusia.

En la investigación han descubierto un gen clave para la audición. Se trata del Ikzf2, que regula la actuación de las células auditivas, tanto de las ciliadas internas como de las externas. Las externas, según detallan los científicos, son las primeras que desaparecen con el paso del tiempo. A medida que este proceso sucede, el sonido que se intercepta es de peor calidad ya que dichas células son las encargadas de afinar y amplificar los sonidos. El gen Ikzf2 codifica una proteína (helios) que controla la expresión de diversos genes.

Probaron a sobre expresar en ratones las células ciliadas internas, y observaron que las que poseían más cantidad de helios comenzaron a cambiar y a presentar características asociadas a las células ciliadas externas. Esta “conversión” abre nuevas posibilidades para prevenir el deterioro auditivo.

Cuidado y prevención de la salud auditiva

En la actualidad, el tratamiento más efectivo para las personas que sufren presbiacusia es el uso de audífonos. Estos pequeños dispositivos se insertan en la oreja y ayudan a amplificar los sonidos para que el paciente pueda mantener una vida normal y pueda conversar, ver la televisión o hablar por teléfono.

Además de su efectividad, los audífonos son muy cómodos para el paciente gracias a los nuevos diseños, que aúnan discreción sin renunciar a la calidad. Los dispositivos de Danavox cuentan con tecnologías vanguardistas para ofrecer así dispositivos más duraderos, resistentes y con una calidad acústica más realista. Pero la mejor solución es siempre la prevención, y para poder disfrutar de una salud auditiva adecuada, se recomienda llevar a cabo lo siguiente:

  • No exponerse a sonidos de más de 65 decibelios (dB) de forma prolongada
  • Utilizar los auriculares a un volumen medio o bajo
  • Acordarse de mantener una higiene de los oídos adecuada
  • Protegerse los oídos del frío para evitar infecciones que puedan dejar secuelas auditivas de relevancia

También es importante acudir, al menos una vez al año, al especialista auditivo para realizarse pruebas como la audiometría y comprobar que todo está bien. Del mismo modo, ante cualquier cambio en la capacidad de audición que se note, es importante pedir cita y no demorar la consulta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *