La conexión entre la diabetes y la pérdida de audición

La conexión entre la diabetes y la pérdida de audición

La conexión entre la diabetes y la pérdida de audición
¿Qué te ha parecido?

Más de 30 millones de estadounidenses padecen diabetes; si eres uno de ellos, toma nota de este artículo, porque quizás también deberías mantener una estrecha vigilancia de tu audición. Los estudios indican que las personas con diabetes tienen más del doble de probabilidades de desarrollar pérdidas de audición que aquellas personas que no tienen la enfermedad.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes inhibe la capacidad del cuerpo para producir y/o administrar la insulina de manera adecuada, lo que hace que la glucosa se acumule en el torrente sanguíneo en lugar de alimentar a las células hambrientas de glucosa. El número de personas diagnosticadas con esta enfermedad está aumentando, incrementándose casi un 50% en la última década, según la Diabetes Research Institute Foundation.

Hay tres tipos de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: Las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1 no pueden producir la insulina necesaria para llevar la glucosa a las células, debido a una situación autoinmune en la que el organismo ataca las células beta que producen la hormona.
  • Diabetes tipo 2: Las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 pueden producir su propia insulina; sin embargo, la cantidad producida puede no ser suficiente, o no lo suficientemente efectiva para llevar la glucosa a las células.
  • Diabetes gestacional: Algunas mujeres embarazadas desarrollan diabetes gestacional. En este caso las hormonas hacen que las células del cuerpo sean más resistentes a la insulina. La diabetes gestacional desaparece generalmente una vez que el bebé nace.

En los tres casos la consecuencia de estas afecciones es una elevación en los niveles de azúcar en la sangre. Por ello, la diabetes es la principal causa de ceguera, insuficiencia renal, amputaciones, insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares. Los síntomas de la enfermedad incluyen micción frecuente, aumento de la sed y/o el hambre; somnolencia, pérdida de peso, visión borrosa, dificultad para concentrarse y una curación más lenta de las infecciones.

¿Qué relación tiene la diabetes con la pérdida auditiva?

En los últimos años, dos estudios han analizado la relación entre la diabetes y la pérdida de audición:

  • En un estudio realizado en 2008 por el National Institutes of Health (NIH) se descubrió que los pacientes con diabetes que participaron en la investigación tenían más del doble de probabilidades de sufrir pérdida auditiva de leve a moderada que aquellos que no tenían la enfermedad. La incidencia de la pérdida auditiva de alta frecuencia fue más prevalente en las personas con diabetes (54%) que en los no diabéticos (32%).
  • Un estudio adicional publicado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolismen 2012 reafirmó los hallazgos previos del NIH. Esta investigación analizó los resultados de 13 estudios con más de 20.000 participantes. Los autores concluyeron que las personas con diabetes  tenían más probabilidades de sufrir pérdida de audición que aquellos que no padecían la enfermedad, independientemente de su edad.

Los científicos no están completamente seguros de por qué la diabetes afecta negativamente al sentido de la audición; sin embargo, sospechan que los niveles altos de glucosa en la sangre dañan los pequeños vasos sanguíneos en el oído interno.

Al igual que otras partes del cuerpo, las células pilosas del oído interno dependen de la buena circulación de la sangre para mantenerse sanas. Estas células ciliadas son responsables de traducir el ruido que recogen nuestros oídos en impulsos eléctricos, y enviarlos a lo largo del nervio auditivo al cerebro para interpretarlos como un sonido reconocible. Si bien, estas células ciliadas sensoriales, conocidas como estereocilios, no se regeneran, de forma que una vez que se dañan o mueren, la audición se ve afectada permanentemente.

La pérdida auditiva neurosensorial resultante a menudo se puede tratar con dispositivos auditivos como audífonos o dispositivos cocleares. Para ello, es importante que un profesional de la salud auditiva analice los resultados de las pruebas que te has realizado y recomiende las opciones de tratamiento más apropiadas.

¿Cómo puedes proteger la audición si padeces diabetes?

Aunque la pérdida auditiva neurosensorial es permanente, es posible proteger tu audición restante. Para ello, sigue estos consejos:

  • Baja el volumen de los dispositivos electrónicos personales, como el móvil, la televisión o la radio del automóvil. Además, si asistes a eventos donde los niveles de ruido serán excesivos, protege tus oídos con audífonos o tapones para los oídos desechables.
  • Incluye el ejercicio físico en tu rutina diaria. Practicar deporte te ayudará a mejorar tu flujo sanguíneo y tu circulación. Tu médico puede asesorarte sobre qué tipo de ejercicio es más adecuado para ti.
  • Mantén un peso adecuado. El peso excesivo hace que sea más difícil para tu corazón bombear sangre de manera efectiva a todas las partes de su cuerpo, incluidas las orejas. Por ello es recomendable seguir una dieta saludable.

Además de seguir estos consejos, lo más importante es que programes una  evaluación de audición con un profesional de la salud auditiva tan pronto como sea posible, e incluyas tu diagnóstico de diabetes como parte de tu historial médico. Esta información, junto con los resultados de tu evaluación de audición, ayudará a los profesionales a determinar la mejor opción de tratamiento de cara al futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *