La presbiacusia ya no es un problema solo de personas mayores

La presbiacusia ya no es un problema solo de personas mayores

La presbiacusia ya no es un problema solo de personas mayores
5 (100%) 1 voto

La presbiacusia es la pérdida de audición que aparece a medida que la persona envejece. Este déficit auditivo comienza a notarse alrededor de los 60 años y aumenta de manera notable con el paso del tiempo. Sin embargo, los expertos advierten que el número de pacientes  menores de 50 años que acude a las consultas con trastornos auditivos es cada vez mayor.

El oído interno envejece a la par que el resto del organismo, produciéndose el deterioro de las celulas ciliadas responsables de la audición, lo que favorece la disminución de la capacidad auditiva. Este proceso no debería presentarse en pacientes de entre 40 y 50 años salvo que exista una degeneración prematura de su capacidad de escucha.

Se calcula que en 2050 cerca de 900 millones de personas sufrirán pérdida de audición, según datos de la OMS. Entre las causas de este incremento, además de los componentes genéticos y el envejecimiento, se encuentran los factores ambientales o externos, como el ruido. No obstante, el  50% de los problemas auditivos se pueden prevenir. Para ello, es aconsejable:

  • No exponerse a ruidos fuertes de más de 65 decibelios (dB) de forma prolongada
  • Utilizar los auriculares a menos del 60% de volumen
  • Protegerse de factores mediambientales (frío, calor, lluvia, etc.) para evitar infecciones en el oído que pueden repercutir en la audición
  • Llevar unas correctas medidas de higiene del oído
  • Realizarse revisiones auditivas, como minino, una vez al año. Además, acudir al especialista auditivo ante cualquier cambio en la capacidad de escucha.

Cada vez es menor la edad a la que aparece la presbiacusiaya que los centros auditivos reciben a pacientes con una edad próxima a los 50 años con los primeros síntomas. Así, se evidencia que esta patología está dejando de ser un problema de personas mayores asociado al envejecimiento. Los síntomas más comunes son:

  • No distinguir frecuencias altas de sonido
  • Percepción de las voces como murmullos en las conversaciones
  • Dificultad para escuchar bien en conversaciones con ruido de fondo
  • Aparición de pitidos o zumbidos (tinnitus)

Algunos informes sobre contaminación acústica sugieren que los jóvenes y adolescentes se exponen a fuentes de ruidos en el ámbito del ocio – festivales de música, discotecas, etc.-, favoreciendo el adelanto de la aparición de problemas auditivos a los 40-45 años. Así, las principales fuentes de ruido a la que se exponen la población más joven son:

  • Discotecas con volumen elevado
  • Sonido excesivo al utilizar los auriculares para escuchar música
  • Sonidos ambientes en las grandes ciudades, por ejemplo, el tráfico
  • Contaminación acústica en el entorno laboral.

Las medidas de prevención son fundamentales para retrasar la aparición de problemas auditivos como la presbiacusia. Sin embargo, si ya se padecen se pueden solucionar mediante el uso de audífonos, pequeños dispositivos electrónicos que amplifican las vibraciones sonoras y logran que la persona pueda escuchar mejor, mejorando sus relaciones sociales y calidad de vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *