Consejos para hacer un uso responsable de los auriculares

Consejos para hacer un uso responsable de los auriculares

El uso de auriculares pone en riesgo la salud auditiva de casi la mitad de los jóvenes según la Organización Mundial de la Salud (OMS). No hacer un uso correcto al escuchar música o cualquier tipo de audio puede tener consecuencias irreparables en la capacidad auditiva de las personas. Sin embargo, también es posible disfrutar de los auriculares sin poner en peligro la salud, ya que se pueden seguir una serie de consejos que van a permitir hacer un uso responsable de los auriculares.

En primer lugar, tanto el volumen como el tiempo de uso son los dos factores que mayor incidencia tienen en las probabilidades de sufrir problemas auditivos por el uso de auriculares. Estos dos factores van de la mano, ya que en función de los decibelios se podrá escuchar sin riesgos durante un tiempo determinado. Por ejemplo, por debajo de 85 dB se puede escuchar durante ocho horas al día. Pero los sonidos que alcanzan los 100 dB no pueden sobrepasar los 15 minutos diarios.

Por otra parte, los tipos de auriculares que se utilizan condicionan también los decibelios a los que se expone el usuario. Los auriculares que aíslan el ruido externo permiten que se escuche bien a un volumen más bajo, cuidando a su vez la salud auditiva. De lo contrario, si se escuchan los ruidos del exterior es necesario subir el volumen de los auriculares para escuchar bien la música, de esta forma el usuario se expone un nivel de decibelios superior y, por lo tanto. debería usarlos durante menos tiempo para evitar problemas auditivos.

La recomendación de la OMS en cuanto al volumen de los dispositivos es que no supere el 60%. Mientras que la duración máxima recomendada para el uso de auriculares es de una hora al día. Seguir estas recomendaciones reduce la exposición a altos niveles de ruido y el riesgo de sufrir problemas de audición.

Riesgos de hacer un uso excesivo de los auriculares

Si se superan los niveles recomendados por la OMS aumentan las probabilidades de padecer problemas auditivos como consecuencia de un mal uso de los auriculares.

La exposición a fuertes sonidos puede provocar la pérdida temporal de audición y acúfenos. Si esta práctica se prolonga en el tiempo se acaba produciendo pérdida de audición progresiva. Además, cabe destacar que la pérdida de audición, a su vez, tiene también otras consecuencias negativas, ya que afecta a la calidad de vida de las personas.

Para prevenir estos problemas se debe cuidar la salud auditiva limitando la exposición a ruidos y altos niveles de sonido como los que se pueden emitir por los auriculares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *