La pérdida auditiva aumenta el riesgo de deterioro cognitivo

La pérdida auditiva aumenta el riesgo de deterioro cognitivo

¿Qué te ha parecido?

Sufrir pérdida auditiva puede incrementar el riesgo de deterioro cognitivo, según se desprende de los resultados de un estudio publicado en Alzheimer´s and Dementia. El deterioro cognitivo puede afectar a la capacidad de la memoria, el intelecto e incluso afectar al comportamiento de una persona. Tiene un impacto físico y social tanto en las personas que la sufren como en su entorno.

¿Qué tiene que ver la pérdida auditiva con el deterioro cognitivo?

Según los investigadores, podría ser un identificador precoz  y ayudar a detectar de manera temprana a las personas con mayor riesgo de deterioro cognitivo y conseguir una intervención y tratamiento anticipado. En la actualidad no existe una cura o tratamiento para la demencia, por lo que la posibilidad de adelantarse a ella es crucial.

En el estudio, de ocho años de duración y seguimiento, participaron 10.107 hombres con una media de edad de 62 años. En ese periodo se evaluó su función cognitiva mediante diferentes pruebas y los resultados revelaron que la pérdida de audición se asoció con un mayor riesgo de deterioro subjetivo de la capacidad cognitiva. La comparativa de control con los sujetos que no habían sufrido pérdida auditiva indicó que el riesgo relativo de deterioro cognitivo era un 30% en los que sufrieron pérdida leve de audición, 42% más alto en los que la pérdida era moderada y hasta un 54% mayor en los que fue severa. Los análisis también descubrieron que en las personas que habían utilizado audífonos para mitigar la pérdida auditiva severa, el riesgo de deterioro cognitivo era menor. Los científicos responsables planean ampliar su muestra de estudio a mujeres y hombres más jóvenes para aportar más datos y lograr más evidencias.

La importancia de cuidar la salud auditiva

En el año 2050 se estima que 900 millones de personas sufran problemas auditivos, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Pero según estos mismos datos, el 50% de esos problemas se pueden prevenir si se siguen las recomendaciones adecuadas.

Cuidar los oídos es importante, y al igual que se acude a las revisiones pautadas con el médico de cabecera o al dentista, es igual de importante realizarse chequeos auditivos al menos una vez al año. De esta forma, si se encuentra algún problema, se detectará de forma temprana y el tratamiento estipulado será más eficaz.

También es necesario protegerse de los sonidos demasiado altos como la música de las discotecas o los conciertos y acostumbrarse a llevar tapones para minimizar el impacto. Del mismo modo conviene utilizar orejeras o gorros en días de aire y frío para evitar que los virus y las bacterias penetren en los oídos y causen infecciones como la otitis.

Una solución eficaz y sencilla para solventar los problemas de pérdida de audición es el uso de audífonos. Mediante estos pequeños dispositivos, el paciente puede volver a escuchar sonidos que antes apenas podía oír, lo que hace que su calidad de vida y sus relaciones sociales mejoren de forma notable y, en el caso de personas mayores, se ha relacionado su uso con un menor número de visitas a urgencias. Además, contribuyen a reducir los costes al sistema de salud, según han demostrado investigaciones recientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *