¿Cómo influye el deporte en la salud auditiva?

¿Cómo influye el deporte en la salud auditiva?

Poco a poco se va poniendo fin al confinamiento por el Covid-19. En primer lugar, se permitió a los niños menores de 14 años salir a la calle acompañados por uno de sus padres y ahora, ya se permite, bajo restricciones horarios y ciertas normas esenciales, salir a pasear y a hacer deporte. Por ello, os queremos hablar de cómo influye el deporte en la salud auditiva.

Entre los beneficios de practicar deporte está la mejora de nuestros aparatos respiratorio y circulatorio, la tonificación muscular y la perdida de grasa, que lleva a un menor riesgo de padecer obesidad. Aquellas personas que sufren esta enfermedad tienen, derivados de ella, problemas vasculares, lo que provoca que el corazón requiera una mayor energía para bombear sangre, generando que llegue un flujo menor de oxígeno y sangre al oído y provoque daños en las células de este. Esto se conoce como vasoconstricción, es decir, se ejerce presión sobre las paredes del oído interno y con el tiempo limitará su capacidad de escuchar de una manera normal.

Además, a esto hay que sumarle que la práctica de deporte favorece el riego de sangre hacia la cóclea lo que ayuda a mantener en buen estado la salud auditiva y previene la pérdida de audición.

Cuando practicamos deporte, existen algunos hábitos muy comunes, sobre todo entre los más jóvenes, que ponen en riesgo a nuestra capacidad auditiva, quizás no de manera instantánea, pero si en un futuro. Nos referimos a la escucha de música con auriculares a  alto volumen que nos acompaña cuando salimos a pasear o a hacer deporte.

Es importante no acostumbrarnos a escuchar música a un volumen elevado, esto puede provocar una pérdida de audición con el tiempo. El gran riesgo que existe es que esta pérdida auditiva es indolora y no nos percatamos de ella hasta que ya es muy tarde. Por tanto, disfruta de tu música favorita, pero mantén el volumen a un nivel equilibrado para evitarte problemas futuros.

Otro de los riesgos que hay que tener en cuenta a la hora de salir a hacer deporte, son los cambios de altitud. Este problema está pensado para aquellas personas que aprovechan el tiempo para hacer deporte para acercarse a una montaña en la que apreciar unas vistas espectaculares o simplemente para disfrutar de un recorrido más desafiante.

Si nos enfrentamos a unos cambios de altitud muy grandes, puede provocar una diferencia de presión a ambos lados del tímpano, lo que genera un bloqueo de los oídos. El problema viene cuando se intenta poner solución a este bloqueo, uno de los métodos más conocidos es el de intentar inhalar y exhalar con la boca y nariz cerradas. Si se hace de manera muy fuerte puede provocar infecciones en los oídos y, en el peor de los casos, perforaciones en el tímpano.

Por tanto, disfrutemos de la vuelta del deporte al aire libre, pero manteniendo unas mínimas medidas que pueden ayudar a nuestros oídos a mantener una salud plena y un correcto funcionamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *