La exposición a ruidos fuertes en el trabajo acelera la presbiacusia

La exposición a ruidos fuertes en el trabajo acelera la presbiacusia

La exposición a ruidos fuertes en el trabajo acelera la presbiacusia
5 (100%) 2 votos

Una revisión de estudios realizada por la Organización Canadiense de Investigación Científica IRSST ha revelado que estar expuesto de manera prolongada a ruidos medios-altos en el entorno laboral, puede acelerar la pérdida auditiva asociada al envejecimiento, es decir, la presbiacusia.

El equipo de investigadores canadienses ha analizado en profundidad 31 estudios, realizados tanto en humanos como en animales, publicados desde el año 2.000. Lo que observaron fue un nexo entre la exposición al ruido y la pérdida de audición. Estar expuesto a ruidos de intensidad media altera la funcionalidad de las células sensoriales que se encuentran en el oído interno, según destacan los científicos responsables. Según sostienen, en un principio, esta perturbación de los umbrales de audición es reversible, y cuando cesa la exposición al ruido, el sistema auditivo recupera de manera paulatina su correcta funcionalidad.

En cambio, tal y como destacan, cuando la fuente sonora a la que se ha estado expuesto en el tiempo es de una intensidad alta, es posible no recuperar de forma completa la audición. Y, si la exposición a este tipo de sonidos fuertes se repite de forma frecuente, la pérdida auditiva puede convertirse en irreversible.

El ruido intenso puede ocasionar dañar el oído de forma irreversible

Otro dato importante que los investigadores han apreciado tras la evaluación de los 31 estudios es que, si se utilizan métricas o sistemas de audición más sensibles, los daños ante el ruido pueden apreciarse décadas antes de que la presbiacusia aparezca. Esta patología consiste en la pérdida de audición asociada a la edad, al envejecimiento, y comienza a hacerse notable a partir de los 60 años. A medida que el cuerpo envejece, las células ciliadas del oído también lo hacen, y su funcionamiento empieza a empeorar. Este tipo de células tienen un papel fundamental en el proceso de audición, por lo que cuando empiezan a fallar debido al envejecimiento, las personas comienzan a tener problemas auditivos.

Pero el ruido en el ambiente laboral, según las conclusiones de esta revisión de estudios, puede ocasionar una reducción de la edad de aparición. De hecho, el 50% de los problemas auditivos se pueden prevenir, estima la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con que, en 2050, alrededor de 900 millones de personas padecerán pérdida de audición y el ruido será uno de los factores principales. Diferentes expertos ya han señalado que la presbiacusia ya no es solo un problema de personas mayores, y que cada vez acuden más adultos de entre 40 y 50 años con esta problemática.

Para prevenir este y otros problemas auditivos, las principales recomendaciones a tener en cuenta son:

  • Evitar la exposición a ruidos muy intensos. A partir de 65 dB, si la exposición es prolongada se pueden producir daños
  • Si se utilizan auriculares en el trabajo o para el ocio, hacerlo a menos del 60% de su capacidad de volumen.
  • Utilizar tapones en entornos con un ruido excesivo, como discotecas o conciertos, para proteger el oído.
  • Llevar una higiene adecuada, evitando los bastoncillos y protegiendo las orejas del frío y la lluvia para prevenir infecciones.
  • Hacerse chequeos y pruebas como las audiometrías al menos una vez al año para, en caso de que haya problemas, detectarlos de forma precoz y tratarlos cuanto antes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *