El 16% de los europeos sufre pérdida auditiva

El 16% de los europeos sufre pérdida auditiva

El estudio reciente de Evaluación de los Costes Sociales y Económicos de la Discapacidad Auditiva” ha revelado que 1 de cada 6 europeos sufre pérdida auditiva. Esto se traduce en que alrededor de 71 millones padecen una pérdida de audición de más de 25dB, umbral que para la Organización Mundial de la Salud (OMS) se considera discapacidad auditiva.

En la tercera edad, debido a las consecuencias del envejecimiento, es donde se encuentra la mayoría de la población con problemas auditivos, pero, tal y como refleja el estudio, cada vez se observa más esta problemática en personas jóvenes. En los países desarrollados, como los que conforman el continente europeo, la pérdida auditiva en el espectro juvenil se debe sobre todo a la exposición a ruidos excesivos ya sea en el lugar de trabajo o en el ámbito de ocio. Según los datos, antes de cumplir los 55 años, la audición se deteriora de manera natural perdiendo unos 3dB de audición por década, mientras que a partir de dicha edad, se pierde a un ritmo de 9dB.

Factores principales de pérdida auditiva en la población joven

La investigación sostiene tres factores fundamentales en la aceleración de la pérdida auditiva: envejecimiento, exceso de ruido en el trabajo y ruidos ambientales.

En Europa el envejecimiento de la población avanza rápido, por lo que cada vez más personas desarrollan pérdida auditiva en consecuencia. A medida que el organismo envejece, las células cuyo papel es importante en el proceso de la audición también envejecen y su función se deteriora. Esto da lugar a la presbiacusia, la pérdida de audición relacionada con el envejecimiento. Es un problema frecuente a partir de los 65 años que se acentúa más a partir de los 80. Aunque, debido a los otros dos factores mencionados, cada vez se aprecian más personas entre 40 y 50 años con indicios de presbiacusia.

El ruido en el ambiente laboral es otro de los hándicaps para una adecuada salud auditiva recogidos en el estudio. De hecho, otro estudio canadiense confirmó que la exposición laboral al ruido puede desencadenar problemas auditivos irreversibles y acelerar la aparición de la presbiacusia.

En cuanto al exceso de ruido en el ámbito del ocio, afecta en especial a la población más joven. Por un lado, el mal uso de los dispositivos de escuchar música como los MP3 o los smartphones les puede pasar factura en un futuro no muy lejano. Según los expertos, utilizar los auriculares a un volumen elevado tiene consecuencias negativas para el oído. En eventos como conciertos, festivales o discotecas se supera el umbral auditivo de 100 dB establecido por la OMS. La exposición a esta frecuencia durante más de 15 minutos tiene un efecto dañino para la audición. Los jóvenes son los que más acuden a este tipo de lugares, por lo que tienen riesgo de pérdida auditiva acelerada, según las investigaciones recientes.

Pautas para mejorar la salud auditiva

La OMS estima que en 2030 más de 600 millones de personas en todo el mundo sufrirán pérdida de audición y que, en 2050, la cifra podría aumentar hasta los 900 millones. Para evitar este empeoramiento de la salud auditiva, conviene seguir estas recomendaciones:

  • Realizarse revisiones auditivos una vez al año como mínimo.
  • Si se escucha música con auriculares, hacerlo a un volumen bajo.
  • Utilizar tapones para los oídos cuando se acuda a conciertos, festivales o eventos con sonidos altos.
  • Proteger los oídos del frío para prevenir infecciones.
  • Llevar una higiene de las orejas adecuada.
  • En caso de notar problemas al escuchar, acudir al especialista y, si lo aconseja, utilizar los audífonos.

Llevando unos hábitos adecuados de salud auditiva, se ayuda a prevenir la aparición temprana de complicaciones auditivas como la presbiacusia. Además, la evolución y mejora de los audífonos los ha convertido en unos dispositivos cómodos, discretos y más eficaces para las personas que hayan desarrollado pérdida de audición. Sus beneficios para la salud así como a nivel económico para los sistemas sanitarios, los han posicionado como una de las soluciones más óptimas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *