La pérdida auditiva dificulta la conducción segura

La pérdida auditiva dificulta la conducción segura

El oído juega un papel fundamental en la conducción segura. A pesar de que el conductor recibe muchas de las señales y estímulos por la vista, el oído le permite estar informado de posibles cambios que se produzcan dentro y fuera del coche, como por ejemplo si una puerta está mal cerrada o si hemos dejado puesto el intermitente.

Una pérdida de audición puede afectar al tiempo de reacción del conductor, entorpecer su circulación y aumentar el riego de sufrir un accidente. Es por ello que la Dirección General de Tráfico incluye un test de audición entre los requisitos para poder obtener y renovar el permiso de conducir.

¿Significa esto que las personas con pérdida auditiva no pueden conducir?

En absoluto. Conducir con pérdida de audición, en uno o en los dos oídos, es posible. Como punto de partida, quienes sufran hipoacusia deben ser conscientes de ello y reforzar la atención en los demás sentidos para garantizar su seguridad y la de sus acompañantes. Por otro lado, la habilidad y seguridad en la conducción dependerán del grado de disminución de audición que se padezca.

Niveles de audición permitidos en España para conducir

La audiometría incluida en el examen médico previo a la obtención del carnet de conducir revela el funcionamiento del sistema auditivo y si se sufre alguna carencia. Actualmente, las personas con una pérdida de audición menor del 45% en ambos oídos pueden conducir un vehículo sin problemas. En el caso de que la pérdida sea superior, la regulación obliga a los conductores a disponer de un espejo panorámico interior y retrovisores en ambos lados del coche. El propósito de esta medida es permitir a los conductores un mayor campo visual de la carretera para compensar su menor audición.

En cuanto a la conducción de vehículos profesionales, como furgonetas o camiones, vehículos de un mayor peso y con mayor riesgo de accidentes en carretera, la limitación es mayor. Cuando la pérdida auditiva combinada en ambos oídos es superior al 35% no es posible obtener el permiso de conducir ni una prórroga del mismo.

Pérdida auditiva y conducción segura

A pesar de estas condiciones, siempre es recomendable que las personas con hipoacusia sigan una serie de consejos prácticos durante sus trayectos en coche. Enumeramos los más importantes:

  • Comprobar la disposición y orientación de los espejos retrovisores y verificar que se tiene un amplio campo de visión.
  • Prestar especial atención a las señales visuales. No solo a los carteles informativos o las señales de tráfico, sino también a los indicadores de movimiento de otros vehículos, como el reflejo de un intermitente o las luces de una sirena. Gracias a la percepción de estos estímulos visuales el conductor podrá reaccionar a tiempo ante posibles accidentes.
  • Reducir el volumen de la radio para favorecer la percepción de sonidos, tanto externos como emitidos por el propio vehículo. En el caso de ir acompañados, aconsejamos informar a los pasajeros de la pérdida de audición del conductor para que no generen un volumen de ruido excesivo que le distraiga de la realidad de la carretera.
  • Verificar si la posible medicación prescrita para los problemas auditivos puede afectar a la atención o a la capacidad para conducir. Esto aplica sobre todo a las personas cuya pérdida de audición esté ligada con alteraciones del equilibrio o vértigos.

Hacer uso de audífonos y revisarlos de forma periódica

La ayuda de los audífonos proporciona a las personas con pérdida auditiva una mayor seguridad en sus movimientos dentro del coche al facilitar la captación de los sonidos externos. Los conductores con audífonos deben respetar las revisiones de las prótesis y mantenerlas en buen estado, limpias y secas, para favorecer su adecuado funcionamiento.

Al mismo tiempo, si se produce algún cambio en la prótesis, ya sea porque se opta por un modelo diferente o porque es necesario ajustar el nivel de audición, es recomendable esperar unos días antes de conducir. En ese periodo podemos ir probando el nuevo dispositivo y verificar que se adapta perfectamente a nuestras necesidades.

Ante los amplios beneficios de los audífonos, el consejo de lo expertos es recurrir a ellos desde el primer momento en que se diagnostica una pérdida de audición, aunque sea leve. De esta forma se evitará un empeoramiento de la patología y los pacientes podrán desarrollar sus actividades cotidianas, como conducir, con total normalidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *