Cómo preparar los oídos para la vuelta al cole

Cómo preparar los oídos para la vuelta al cole

La vuelta al cole de este 2020 se ha visto condicionada por el impacto de la pandemia del Covid19. En este escenario, cuidar la salud de los niños y de todas las familias durante el curso escolar es esencial. Por ello, además de evitar el contagio de coronavirus, debemos tener en cuenta otra serie de factores que pueden entorpecer el aprendizaje de los niños y afectar a su desarrollo, como una pérdida auditiva.

La pérdida de audición en edad escolar suele pasar desapercibida dado que se tiende a relacionar las dificultades de aprendizaje con una falta de vista o de atención. Sin embargo, los problemas de audición pueden afectar a la forma en que los niños se comunican y aprenden vocabulario, gramática o las expresiones propias de un idioma.

Para evitarlo, las semanas previas al comienzo del curso se recomienda realizar una revisión auditiva completa a los niños. En ellas los especialistas pueden comprobar:

  • Posibles secuelas de la otitis en verano: la otitis es la infección más común del verano y se produce por un exceso de humedad en el conducto auditivo. La inflamación de la zona produce una pérdida de claridad en la audición que suele desaparecer a medida que remite la infección. En algunos casos, si los episodios de otitis se repiten, se puede producir una ligera pérdida de audición que conviene revisar y controlar para que no se agrave con el paso del tiempo.
  • Si se han formado tapones de cera: la acumulación de cera en los oídos también puede dar lugar a una pérdida de audición temporal, por lo que será mejor retirarlos y mantener una adecuada higiene de los oídos. Recordando siempre no introducir bastoncillos u otros objetos punzantes dentro del canal auditivo.

Junto con la labor del médico, es importante que los padres estén atentos a las reacciones de los niños a los estímulos externos para identificar posibles problemas auditivos antes de que comiencen las clases. Así, ante ciertas señales, como que el niño tarde en responder cuando se le llama, que su tono al hablar sea demasiado alto o repita “qué” de forma continua cuando se le habla porque no ha comprendido el mensaje, es recomendable consultar con expertos en audición.

Consejos para los niños con pérdidas auditivas diagnosticadas

Los niños con pérdidas de audición que usan audífonos en su día a día también necesitan realizar una puesta a punto de sus oídos antes de la vuelta al cole. Además de la revisión médica de rigor, se les debe realizar una audiometría para conocer si sus umbrales auditivos se han mantenido o han disminuido, para poder ajustar los audífonos acorde a estas mediciones.

Por otro lado, se estima que las averías en los audífonos aumentan un 30% durante el verano debido al calor, el sudor y el agua principalmente. Durante la revisión se comprobará tanto su correcto funcionamiento como si es necesario el remplazo o reparación de alguna pieza rota.

Posteriormente, en clase, para garantizar que los niños pueden completar su jornada escolar sin ningún inconveniente, recomendamos que lleven siempre pilas de repuesto en su mochila y el estuche de los audífonos por si es necesario retirarlos en algún momento. Lo ideal es que los profesores estén al tanto de las necesidades del niño por si los tienen que ayudar en ciertas circunstancias, sobre todo si son muy pequeños.

Vuelta al cole: las mascarillas dificultan la comprensión del lenguaje  

Durante el curso escolar que está a punto de comenzar los niños con pérdidas de audición van a enfrentarse a un nuevo reto: las mascarillas. El uso de mascarillas, efectivo para reducir la propagación del virus Covid19, puede afectar a la comprensión auditiva de estos niños, ya que muchos, a pesar de usar audífonos, se ayudan de la lectura de labios para entender lo que los demás les están diciendo, sobre todo si se encuentran en un contexto ruidoso.

Con el objetivo de reducir este problema, ciertas asociaciones de pacientes están apoyando la fabricación y el uso de mascarillas transparentes con las que las personas con pérdidas de audición puedan leer los labios y ver las expresiones faciales.

Por otro lado, cierto tipo de mascarillas reducen y atenúan el sonido, por lo que es más complicado entender los mensajes. En este contexto, para la comodidad y bienestar de los menores, entra en juego la empatía y la colaboración de los profesores y los demás niños de la clase, a quienes se les puede solicitar una mejor dicción y un mayor volumen de voz para facilitar la integración de los niños con pérdida de audición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *